España; El Corte Inglés también se apunta al ‘Black Friday’

bfimages

black-friday-macys

El Corte Inglés prepara su propia campaña del Black Friday, el viernes siguiente al día de Acción de Gracias en Estados Unidos y que se ha popularizado en España con ofertas y descuentos en las principales cadenas de distribución. La cadena de grandes almacenes, como ya hizo el año pasado, calienta motores para aprovechar el tirón de este día de compras, pistoletazo de salida al tirón de consumo navideño.

El gigante de la distribución en España, está planificando ofertas entre el jueves 27 de noviembre y el domingo 30. Aunque aún no ha salido oficialmente la campaña, en la web de El Corte Inglés se adelanta ya que habrá ofertas “en internet y centros con apertura”. Además, avanza que regalará los envíos para pedidos a partir de 50 euros.

El Corte Inglés inició el año pasado la campaña de descuentos con motivo del Black Friday con descuentos de hasta el 50% en algunas prendas y complementos “de primeras marcas”.

Según una encuesta elaborada por BDO sobre el Black Friday, un 25% de las tiendas de Estados Unidos se plantean incrementar este año los descuentos del año pasado. Incluso, desde diversos medios de Estados Unidos se apunta ya a que el Black Friday puede haber ‘muerto’: las rebajas el viernes posterior al Día de Acción de Gracias se extienden varios días antes y la competencia es feroz desde internet, con ofertas varios días antes y después.

Promotions, inflation drive Publix Q3 sales.

publiximages

Comparable store sales at Publix Super Markets increased by 5% in the fiscal third quarter, but increased promotional activity and holding back of cost inflation drove margins down slightly.

The Lakeland, Fla., retailer said sales for the period, which ended Sept. 28, totaled $7.4 billion, a 5.2% increase from the same period a year ago. Comps were driven by increased customer counts refelecting an improving economic environment, as well as product cost increases.

Gross profits as a percent of sales in the quarter was 26.9%, down from 27.4% in the third quarter last year, Publix said. The decrease was due primarily to increases in promotional activity and product cost increases that were not passed along to customers. Quarterly net earnings of $356.3 million increased by 6.8%.

Year to date, Publix sales of $22.7 billion are up 5.3% and net earnings are up by 4.8% to $1.3 billion. Publix stock, which is available only to associates and board members, decreased from $33.85 per share to $33.80.

“I’m pleased that our Publix associates delivered strong results,” Publix CEO Ed Crenshaw said in a statement. “Unfortunately, these results were not enough to offset challenges in the stock market.”

España; Dia adquiere 160 supermercados a Eroski por 146millones de €.

2685_tmp1469_dia-supermercados-7

Ricardo Currás, consejero delegado de Dia, adelantó la semana pasada que su grupo de supermercados piensa crecer mediante la compra de competidores o con nuevos franquiciados. La cadena ha anunciado este martes que adquiere 160 tiendas de Eroski por 146 millones de euros. La mayoría de los establecimientos (108) están situados en la Comunidad de Madrid, pero también hay locales en Andalucía (24), Extremadura (6), Castilla-León (20) y Castilla La Mancha (2).

La empresa ha anunciado que pagará la compra en efectivo y Eroski, por su parte, ha apuntado a que “la desinversión de activos no tendrá efecto en el empleo”, ya que los contratos de los empleados de esos comercios “serán subrogados en el nuevo operador”.

Las tiendas adquiridas tienen una superficie media cercana a los 800 metros cuadrados y actualmente operan bajo la enseña Caprabo, Eroski Center y Eroski City. De esta red adquirida, 152 locales son en régimen de alquiler y 8 en propiedad. La compañía, que obviamente deberá cambiar el nombre a estas tiendas (puesto que Eroski y Caprabo mantienen una extensa red), no ha confirmado con qué marcas piensa operar estas nuevas tiendas, si con una de las de Dia o con El Árbol.

“Con esta adquisición, Dia reafirma su posición en el mercado ibérico y especialmente en Madrid capital, donde pasa de ser el cuarto operador al segundo por ventas con una cuota de mercado del 9,8%, mientras que a nivel nacional la cuota se coloca en el 9,5%”, ha señalado la empresa en un comunicado. Las ventas brutas de dichos establecimientos ascendieron en 2013 a 487 millones de euro, según la compañía compradoras. “La operación está pendiente de la aprobación de las autoridades de la competencia”, recuerda.

“El ritmo de crecimiento de expansión lo queremos complementar con adquisiciones”, señaló la semana pasada Currás. La cadena de supermercados de descuento ha comenzado precisamente esta semana a operar la otra gran compra del año, la de supermercados El Árbol, que anunció en julio. Esta operación fue aprobada por competencia a finales de octubre, solo tras exigirle la venta de 7 de las 451 tiendas de su competidora.

Eroski pelea contra la deuda

En el caso de El Árbol, Dia decidió mantener esta marca en funcionamiento, por su buena implantación en comunidades como Castilla-León. Dia se comprometió a adquirir el 100% del capital social de El Árbol y la totalidad del préstamo participativo del que son titulares algunos de sus accionistas y cuyo capital ascendía en julio a 51,8 millones de euros.

Eroski, por su parte, ya anunció el mes pasado la venta de un centro comercial en Alicante por más de 42 millones de euros. El Grupo Eroski tuvo unas pérdidas netas en el primer semestre del 2014 de 31,9 millones de euros, lo que supone un 34% menos que en el mismo periodo del pasado año. Esta disminución de las pérdidas se debió, en gran parte, a la reducción de gastos financieros de hasta un 14%, y una reducción de costes del 5,7% entre enero y julio.

La empresa logró en este periodo un resultado bruto de explotación de 103,7 millones de euros y un beneficio operativo de 28,2 millones, tras lograr un acuerdo con las entidades financieras acreedoras para reestructurar su enorme deuda, de 2.500 millones.

España; Deflación en el carro de la compra.

supermercado

El término deflación se ha colado en las cuentas de los supermercados. Así justifican las cadenas la bajada de facturación de los últimos meses: los precios de los alimentos han bajado, así que, incluso cuando logran mantener el volumen de kilos y litros vendidos, en sus cajas registradoras entra menos dinero. “Para muchas frutas y verduras nunca hemos conocido precios tan bajos como los de este verano en toda nuestra historia”, asegura Ricardo Currás, consejero delegado de los supermercados Dia. La guerra de precios puede suponer algo de alivio a los hogares a corto plazo, que ven reducido su recibo de la compra en unos céntimos. Sin embargo, en un sector con márgenes de beneficio tan ajustados como el de los alimentos frescos, a medio plazo la pérdida de negocio puede poner en riesgo inversiones, empleos e incluso la supervivencia de las cadenas y productores más débiles, según advierten los expertos.

Precios de alimentos y bebidas. 

Los precios de los alimentos llevan cinco meses a la baja, según las estadísticas del IPC que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE). De media se han reducido entre el 0,5% y el 2,2%. Pero en algunas categorías la rebaja ha sido más profunda: los aceites eran en septiembre el 12,6% más baratos que un año antes; las patatas, el 20%; la carne de ave, el 2,7% menos; y la de cerdo es un 2,2% más barata que en 2013.

Las agresivas bajadas de precios perjudican los márgenes de los supermercados. Pero, al fin y al cabo, son ellos quienes los fijan. ¿Por qué persisten? “Las empresas los bajan para recuperar cuota de mercado”, señala Javier Campo, presidente de la asociación de fabricantes y distribuidores AECOC. “Es un sector con una enorme competencia. Quizá, con un exceso de operadores. Y eso les lleva a repercutir todas las bajadas que se producen en origen, para atraer clientes”, resume.

El consumidor logra descuentos, pero a largo plazo peligra el empleo y la inversión

Los expertos creen que la deflación es en realidad el resultado de una agresiva guerra que las cadenas solo saben en este momento librar en el terreno de los precios, y no en calidad, productividad o innovación. A medio plazo, avisan, puede tener consecuencias graves. “Dicen que hay deflación y por eso bajan su facturación. Pero al final son los operadores los que ponen precios bajos aunque eso les impida luego invertir o crear empleo. Porque se han metido en una espiral de la que ya no son capaces de salir”, señala Ignacio Gómez Garzón, director de la consultora Simon-Kucher. “Las cadenas se han obsesionado con aumentar la cuota de mercado a costa de ofertas y productos más baratos. Esto deja a muchas empresas sin margen de maniobra para seguir”, advierte.

Los potenciales clientes, recuerda el profesor de Esade Lluís Martínez-Ribes, se han reducido con la marcha de inmigrantes. “Y la crisis se ha enquistado en los hogares”, apunta. Mientras todo eso ocurría, recuerda este experto, Mercadona irrumpió con fuerza. Tiene el 25% del mercado, con un modelo basado en precios bajos. “El resto del sector ve sus indicadores, y para replicar el modelo, recorta los márgenes”, explica. Y a esta guerra de precios se suma la batalla paralela que viven las marcas de los fabricantes y las marcas blancas. “Los fabricantes han reaccionado y han estrechado la brecha de precios”, señala Martínez-Ribes. Las presiones recaen, al final, en la base de la pirámide: los productores y proveedores, a los que aprietan cada vez más. En definitiva, todos facturan y ganan menos.

“Las empresas se han metido en una espiral peligrosa”, advierte un experto

A corto plazo, para los consumidores solo se ven ventajas: con una tasa de paro cercana al 24% y la renta de las familias muy tocada, los precios bajos suenan a música celestial. “Pero a medio y largo plazo se traduce en graves problemas para la distribución y supondrá problemas de supervivencia para muchas cadenas”, advierte Martínez-Ribes. Crear puestos de trabajo o invertir en nuevas tiendas es difícil. “Y al final al cliente solo le ofrecen precios bajos, pero la calidad se deja de lado”, añade Ignacio Gómez.

Tíquets ajustados por toda Europa

La llegada de la deflación al carrito de la compra no es un fenómeno exclusivamente español, señala Himanshu Pal, director de perspectivas de ventas de Kantar Retail para Europa, Oriente Próximo y África. En Reino Unido, por ejemplo, la potencia de Tesco —agresivo en precio y marca blanca— también supone una fuerte presión para el sector. Y en Francia proliferan las políticas de descuentos y de márgenes reducidos, que ya no son solo prácticas habituales en las cadenas de descuento. Esto, dice, “afecta a las estrategias de empleo e inversión de los grandes grupos”. De ahí, señala, que cadenas como Dia o Carrefour prefieran optar por crecer con franquicias, ya que así el desembolso para expandirse no corre de su cuenta. Además, recuerda este analista, “al final la presión acaba por llegar a los proveedores”, que son los que cargan con buena parte de las rebajas. Pese al efecto que la deflación está teniendo sobre las cuentas de las empresas, Himanshu Pal no cree que se vayan a replantear las estrategias. “No veo que vaya a cambiar a corto plazo”, vaticina.