Trader Joe’s widening price gap with Whole Foods: Analyst

capture

Trader Joe’s appears to be widening its price advantage with rival Whole Foods Market, with indications that the Monrovia, Calif.-based retailer may have have ambushed Whole Foods with a fresh round of across-the-board price investments, an analyst said Tuesday.

Citing recent price checks in the New York market, Karen Short of Deutsche Bank Securities in a report said Trader Joe’s had a total price advantage of 26% over a neighboring Whole Foods Market across a basket of 77 like items — with Trader Joe’s prices cheaper on 60 of the 77 items checked. Prior price checks, Short said, had not indicated such disparity.

Short said the price check may have signaled that Trader Joe’s has proceeded with a round of price investments not unlike it had in 2013, when the retailer reached the 300-store mark and slashed its everyday prices on some 200 items. That event triggered a response from Whole Foods, which historically has priced its goods — particularly its private brands — within reach of of its privately held rival. Short said her research indicated Trader Joe’s would proceed with an additional round of investments when it reached the 500-store plateau — or about where it is now.

“With this in mind, we conducted a price check across all categories to see, if, in fact, a meaningful price gap existed,” the report said. “To our surprise it did, so our concern is that TJ’s might be once again catching WFM off guard because prior checks have not shown such disparity.”

The price study indicated Trader Joe’s prices were 30% cheaper on perishables and 24% cheaper on non-perishables, Short said.

Significantly, Trader Joe’s had an 15% advantage in overall pricing vs. Whole Foods’ 365 private-label goods.

“The wide price delta between TJ’s private label products and WFM’s ‘365’ private brand … was a surprise to us given that the ‘365’ brand strategy has generally been to match TJ’s on price in private label despite the fact that WFM’s private label is meaningfully higher in quality and therefore justifies a premium,” the report said. “In prior price checks, WFM’s private label has matched TJ’s item by item — until this most recent check.”

Están los supermercados a la altura de las exigencias del ecommerce?

online-grocery-shopping

Quien haya intentado comprar en un supermercado online recientemente habrá podido descubrir varias cosas. La primera es que quienes suelen ofrecer los mejores servicios o las webs más eficientes son los recién llegados al terreno de las compras. La segunda es que cuando se pasa por caja los gastos de envío son excesivamente altos y que la flexibilidad (especialmente cuando no se vive en una de las grandes ciudades) a la hora de marcar cuando se quiere recibir el paquete no es muy elevada. Y la tercera es que al final la tentación de cerrar el navegador e irse directamente al supermercado (donde los gastos de entrega de la compra a domicilio al final no son tan caros) es muy elevada.

Los supermercados están quedándose un poco al margen de la revolución del comercio electrónico y están viendo como en realidad los grandes cambios que impone el ecommerce no está tocando realmente a su mercado. La gente aún no hace tanto la compra de la semana en internet como por ejemplo compra billetes de avión o se hace con el último libro que quiere leer.

De hecho, y según el último estudio de Nielsen sobre la materia, en España, y aunque el canal del gran consumo creció en un 18% en el último año en el canal online, sigue estando en cifras más bien residuales. Por ahora, el gran consumo está aún en cifras muy bajas. Solo es el 1% del mercado y lo es además muy ligado a ciertos productos concretos. En internet se compran lo que se conoce como productos de maletero, esos productos muy pesados o que abultan mucho como pañales, comida de mascotas o leche y similares.

Aunque las cifras de España son inferiores a las de otros mercados, como pueden ser el británico o el francés, el problema de los supermercados en lo que a internet se refiere no es una cuestión únicamente española. Lo cierto es que los estudios demuestran que el problema es mucho más generalizado y que la industria de los supermercados está teniendo problemas en general para conectar con los compradores en internet. Los supermercados no están respondiendo a lo que los consumidores realmente esperan y no están ofreciendo los servicios que estos desean.

Más compradores, servicios no siempre eficientes

Según un estudio de Unata y Environics Research sobre una muestra estadounidense, el 8% de los consumidores hizo la compra online en 2015 aunque un 17 la hará en 2016. Estos consumidores se ven obligados por sus cambios de hábitos de compra a cambiar de vendedor. Un 39% de los compradores que compraron online asegura que su supermercado de siempre no vende online y dos tercios asegura que cambia sin dudar de supermercado para tener un mejor servicio en internet.

A este estudio se suma otro de Brick Meet Click, que ha analizado las pautas de comportamiento y los hábitos de consumo de estos compradores y ha concluido que si los supermercados quieren sobrevivir a los cambios de hábitos tendrán que cambiar cómo operan en internet. Según sus datos, los compradores online de alimentación se han doblado en solo dos años y estos no están encontrando el servicio que esperan.

La proyección es además que cada vez se compre más online y que se destine una mayor parte del presupuesto de alimentación a la compra online (los consumidores que compran online ya gastan el 16% de su presupuesto de alimentación en la red, porcentaje que sube al 64% en las semanas en las que hacen grandes compras). Los consumidores no van a dejar de comprar online, ya que en realidad lo que se está viendo es el principio del cambio de tendencia. Los consumidores quieren comprar cada vez más en la red. Y, teniendo en cuenta que quienes hacen la compra online son los hogares con mayores ingeresos y más poder de gasto, el resultado de la ecuación parece lógico cuando se piensa en lo que los supermercados deben hacer o deberían hacer.

¿Está esto llamado a cambiar en el futuro?

Los supermercados no tendrán más remedio por tanto que adaptarse o morir, perdiendo una oportunidad destacada. Las cadenas de supermercados tendrán que comprender que internet es una parte cada vez más importante de los hábitos de consumo de sus compradores y que deben adaptarse a cómo funciona la red. Cobrar 7 o más euros de gastos de envío no tiene mucho sentido, especialmente si se tiene en cuenta que el consumidor va a hacerse con muchos productos. No es el único problema que presentan. Si se echa un vistazo a las webs de los supermercados online españoles de las grandes cadenas de distribución se puede ver que muchas tienen diseños que son poco cómodos y muy poco friendly y que por tanto hacen que la experiencia de uso sea muy poco positiva.

La entrada de grandes nombres, como es el caso de Amazon, que están siendo mucho más competitivos en cuestiones de entrega y de costes (Amazon ha metido el supermercado en Amazon Prime, lo que hace que esos consumidores no tengan que pagar gastos de envío mientras que para el resto de los consumidores el gasto mínimo está en los 19 euros) hace que las cosas pinten un tanto más dinámicas para el futuro. Teniendo en cuenta que consumidores como los millennials usan cada vez más y más estos servicios, el cambio parece inevitable.

Supermarkets Top Alternative Formats (Part 1)

1 2016alternativeformats

Now more than ever, alternative formats like mass merchandisers, natural food retailers, dollar stores and even drugstores are encroaching on supermarket food sales. The following companies from the 2016 Top 75 list of U.S. and Canadian retailers represent the alternative formats with the most food sales.

1Walmart

1. Wal-Mart Stores

Annual sales: $247.5 billion (estimated, consumables only)

2costco

2. Costco Wholesale Corp.

Annual sales: $69.4 billion (consumables only)

3CVS.jpg

3. CVS Health

Annual sales: $44.4 billion (estimated, consumables only)

4Target.jpg

4. Target Corp.

Annual sales: $34.2 billion (estimated, consumables only)

5Walgreens.jpg

5. Walgreen Co.

Annual sales: $28.3 billion (estimated, consumables only)

6Meijer_0.jpg

6. Meijer, Inc.

Annual sales: $16.9 billion (estimated)

7WholeFoods.jpg

7. Whole Foods Market

Annual sales: $15.4 billion

8DollarGeneral.jpg

8. Dollar General Corp.

Annual sales: $15.3 billion (estimated, consumables only)

9_7Eleven.jpg

9. 7-Eleven

Annual sales: $13.3 billion (estimated, consumables only)

10TraderJoes.jpg

10. Trader Joe’s Co.

Annual sales: $13 billion (estimated)

Whose Brand Are You Building? Retail-Branded Product Protection Enhances the Retail Brand

Computer woman

The explosive growth of connected devices combined with consumer preference for retailer-brand protection plans creates a growing opportunity for retailers to boost revenue and shopper loyalty.

As connected devices become more prominent in every part of our lives, a shopper’s need for product protection also increases. Traditionally many in the retail industry have treated extended warranties and other product protection services as just add-on opportunities for revenue at the point of sale. However, protection plans are more than just an impulse buy for many shoppers. Many consumers are very savvy about their protection plan purchases—and they have opinions that retailers need to understand.

At Asurion, we are focused on driving shopper loyalty to the retailer by providing protection services that surprise and delight the shopper after the initial sale. So we wanted to fully understand how and why shoppers chose their product protection plans, to help exceed their expectations. Our research looked at important factors that shoppers used to decide where to purchase their consumer electronics, and to gain insight into their preferences between retailer-branded protection programs versus third-party programs.

Retailers may find the results surprising:

Shoppers prefer retailer-branded protection plans about six times more than third-party branded plans.

Additionally, the higher the cost of the product the shopper planned to purchase, the greater their preference for a retailer-branded protection plan. This preference is driven by a strong sense of trust towards retailer-branded protection plans and convenience since the shopper is already using the retailer for other services.

The right protection plan can also help build shopper loyalty and repeat purchases. Shoppers filed a claim with a branded Asurion plan intend to spend 20% more with the retailer that sold them the Asurion-backed plan, whereas shoppers who filed a claim through a third-party protection provider plan to spend 23% less with the retailer where they purchased the third-party plan, according to another Asurion study. Additionally, shoppers who have a product serviced through an Asurion-backed retailer-branded protection plan report greater loyalty and affinity to the retailer, as reflected in a 41% lift in customer satisfaction (CSAT), and twice the likelihood that they will recommend the retailer’s products and services to others.

Suddenly, that “add-on” purchase takes on a much greater importance—for the shopper and the retailer.

Retailers can take advantage of all these opportunities to increase shopper satisfaction and loyalty in today’s hyper-competitive marketplace. Ask yourself:

  • Do our product protection plans support our brand?
  • Does my customer’s interaction with product protection give them a positive experience and grow their trust with our brand?
  • Once we’re competitive on price, are we doing all we can with supporting services to make the sale?

Click here to learn how branded protection plans can improve your profits.

Walmart to open milk processing plant in Indiana.

Skinny-Milk-Iced-Coffee-is-located-with-Refrigerated-Milk-at-Walmart-BackToBalance-ad

Walmart announced it would build a milk processing plant in Fort Wayne, Ind., that will enter operation in summer 2017.

The more than 250,000-square-foot facility will produce Great Value and Member’s Mark white and chocolate milk for more than 600 Walmart stores and Sam’s Club locations in Indiana, Illinois, Michigan, Ohio and Northern Kentucky.

“By operating our own plant and working directly with the dairy supply chain in the Midwest, we’ll further reduce operating costs and pass those savings on to our customers so that they can save money,” Tony Airoso, SVP of sourcing strategy for Walmart U.S., said in a press release. “This facility is an example of how we are always finding efficiencies within the supply chain to deliver everyday low prices and high quality groceries.”

The retailer said the plant would create more than 200 jobs.

Se ofrece… Supermercado “Online” en España

Supermarket. 3d rendered image

Se hace mucho la compra online? Con los datos de los principales distribuidores de alimentación a la mano, la respuesta es clara: aún no. El “aún” es importante: aunque el presente refleje datos muy pobres, el futuro de la distribución de alimentos pasará en parte por Internet, gracias a una generación que compra más por el canal digital. De momento, la oferta de las cadenas es muy desigual, con servicios heterogéneos y todavía con mucho camino por recorrer.

Para evaluar el canal de venta online de un supermercado es necesario analizar varios aspectos, entre ellos la accesibilidad, los costes de envío, los plazos de entrega, las posibilidades de pago o la amplitud de catálogo. Al comparar cuatro de las grandes cadenas nacionales (Hipercor, Mercadona, Carrefour y Dia), que ofrecen una cobertura completa en productos y una amplia extensión geográfica, en todas ellas hay aspectos susceptibles de mejora, pero con diferencias muy importantes.

La tarjeta bancaria es la forma más usada para efectuar el pago en la web en la red

El valor de las ‘apps’. En cuanto a la plataforma de venta y accesibilidad, la peor parada es Mercadona. No sólo no ofrece una imagen del producto que queremos comprar, también es necesario registrarse para acceder a su supermercado online y no tiene ninguna aplicación móvil. En el lado contrario están Hipercor y Carrefour. Sus versiones web ofrecen imágenes de los productos con una interfaz sencilla y tienen aplicación para smartphones y tabletas. En particular, la de Hipercor destaca por su facilidad de uso. Dia se sitúa en un punto intermedio: sí ofrece imágenes de los productos, pero para realizar la compra hay que usar el buscador interno de la aplicación, ya que no muestra los lineales de compra como si se tratara de un supermercado. Tampoco cuenta con una aplicación móvil, aunque sí tiene una de información sobre sus establecimientos.

Envío y coste. Solo Hipercor y Dia ofrecen envío gratuito, con condiciones diferentes. En este aspecto, Dia es más flexible: el coste es gratuito para compras de más de 50 euros y de seis euros para importes superiores. Hipercor obliga a una compra mayor para no pagar gastos: el techo es de 100 euros si se paga con la Tarjeta de Compra de El Corte Inglés, y de 120 si es con otro plástico. Si no se llega a este importe, cobra 5,90 euros. El servicio de Carrefour y Mercadona, por otro lado, es de pago: la primera exige nueve euros para compras de menos de 90 euros — seis euros si se supera esta cantidad— mientras la segunda cobra 7,21 euros con independencia del importe de la compra. Con respecto a los tiempos de entrega, todos se comprometen a repartir la mercancía en 24 horas (salvo Mercadona, cuando la compra se realiza antes de festivo sin reparto). Dia es el mejor en ese aspecto, ya que si el usuario compra antes de las 12:00, se le lleva el pedido en el mismo día. Por otro lado, Hipercor es la cadena que tiene las franjas horarias de entrega más dilatadas, mientras Carrefour es la que proporciona el horario más preciso, dando un margen de una sola hora. Con respecto a la posibilidad de poder recoger la compra en el establecimiento, Mercadona es la única cadena que no oferta esta posibilidad. Carrefour tiene su servicio Drive –que permite recoger la compra desde el propio vehículo y de momento está disponible en 15 hipermercados- y Click & Collect, con el que cuenta Hipercor también. Dia permite recoger su compra en todos sus supermercados.

Solo Hipercor y Dia ofrecen envío gratuito, aunque con condiciones diferentes

Forma de pago. La tarjeta bancaria es la forma más aceptada y utilizada para efectuar el pago online. Los nuevos métodos de pago —por ejemplo a través del móvil— aún son raros. Las excepciones son Dia, que permite el pago por Paypal además de tarjetas bancarias y su sistema de pago Finandia, y Mercadona, que además de su tarjeta y las bancarias sigue permitiendo el pago en efectivo en la entrega de la compra. Por lo que respecta a Carrefour y El Corte Inglés, lo más interesante son las facilidades (incluida la compra a crédito) que ofrecen sus propios medios de pago.

Gama de producto. La gama de producto replica prácticamente a la que encontramos en el hipermercado físico. Se han considerado cuatro productos: pastas (secas), aceite de oliva (tanto virgen como de distintas graduaciones), bebidas de soja y pescados y mariscos congelados: Mercadona y Dia son las que tienen una menor oferta frente a Carrefour e Hipercor.

Un suspenso en atención al cliente. Casi todas se llevan un suspenso por su uso de teléfonos de pago para atender las preguntas que le puede hacer un cliente. En concreto, Hipercor con tarifa compartida (teléfono 901) mientras que Mercadona y Dia tienen una tarificación más cara (teléfono 902). Carrefour es el único el que ofrece un teléfono que no es de tarificación adicional.

España: los supermercados alcanzan su mayor número de aperturas desde 2008

mercadona1

Las empresas de distribución de alimentación cerraron 2015 con 19.102 supermercados en España, con 575 locales más que en 2014, según datos aportados por la consultora Nielsen. Se trata del mayor crecimiento desde 2008.

En comparación con el número de supermercados que había en 2008, España cuenta con 2.400 establecimientos más. Todos los años desde entonces ha aumentado el parque de supermercados, siendo 2010 el de menor crecimiento, con solo 161 más.

Por contra, el número de hipermercados se ha visto más estancado. A cierre de 2015 había en España 452 hipermercados, apenas tres más que en 2014 y 11 más que en 2008. Gustavo Núñez, director de Nielsen en España y Portugal, explicó la semana pasada en la presentación del informe anual de la consultora sobre el gran consumo en España que “los hipermercados han sufrido mucho la crisis”.

En términos de facturación, los supermercados han crecido un 3,2%, frente a los hipermercados que lo hicieron un 0,2%. Sin embargo, esta subida se ha visto impulsada por las aperturas. A superficie constante, la subida ha sido del 0,5%.

El crecimiento que está teniendo la distribución organizada es en detrimento del comercio tradicional. Frente a los 2.400 supermercados más en los últimos siete años, los comercios han caído en 2.825, hasta los 23.055. Este hecho se ha producido por la creciente apuesta de los grandes distribuidores por los productos frescos, cuando hasta hace unos años era un terreno propiedad del comercio tradicional. En 2015, según el citado estudio de Nielsen en los frescos, el 54,5% de la facturación se la llevan los hipermercados y supermercados, con una subida de 1,2 puntos porcentuales respecto a un año antes. Pese a esto, el pasado año fue el de menor descenso en número de comercios tradicionales, con 38 establecimientos menos, lejos de la caída de 2010, cuando se perdieron 729, la mayor caída durante la crisis.

Por segmentos, el único producto en el que los supermercados e hipermercados no superan el 50% del mercado es en las panaderías. Según explica Nielsen, este hecho se produce debido al auge de los negocios de cadenas de cafeterías y panaderías.

El gran consumo vivió en 2015 su mejor año durante la crisis con un crecimiento del 1,7%. En términos comparables, fue el país en el que más subió respecto a los principales mercados europeos.

Whole Foods and Instacart take relationship to new level.

instacart,_wfm_main_image

Whole Foods Market and online delivery service Instacart have big plans to make it easier for consumers nationwide to receive home deliveries from the nation’s leading retailer of natural and organic products.

The two companies will launch in several new markets in the coming year, building on the 17 existing metros where consumers can use Instacart to order deliveries from Whole Foods stores. Interestingly, the companies also said they are looking ahead to create new e-commerce and delivery solutions, with the first pilots launching in 2016. No other details on the development of new technology were provided.

In addition, the strengthened partnership will increase the number of Whole Foods Market stores with embedded Instacart shoppers by up to 50% nationwide by the end of 2016.

The new partnership means Instacart will be Whole Foods Market’s largest partner for online ordering and delivery.

“We’ve seen how much our customers love this fast and convenient way to receive Whole Foods Market groceries right to their door, so we are excited to extend our relationship with Instacart,” said Walter Robb, co-CEO of Whole Foods Market. “Working together, we will continue to find even more ways to create outstanding shopping experiences – whether they’re happening in the digital space or within the four walls of our stores.”

Whole Foods has previously reported that Instacart sales comprise a mid-to-high-single-digit percentage of sales in the cities where it currently partners with the delivery provider. These cities include Atlanta; Austin; Boulder; Boston; Chicago; Denver; Houston; Los Angeles; New York City; Philadelphia; Portland, Oregon; San Francisco; San Jose; Seattle and Washington, D.C.

Whole Foods would presumably obtain tighter control over what is becoming an increasingly large in-store sales driver with this partnership, while Instacart obtains financing and long-term stability with a major client.

It is possible other Instacart retail partners may have issues with a competitor financially benefiting from their online deliveries. Also there could be concerns about Whole Foods having access to competitive information.

However, as with UPS’ recent investment into online delivery provider Deliv, this agreement shows that online delivery is becoming a more established omnichannel retail niche with growing profit potential. Look for other partnerships between online delivery providers and various retail, logistics and technology partners in the months ahead.

“Instacart has always prided itself on being a retailer’s best friend, and our extended partnership with Whole Foods Market is a testament to how brick and mortar retailers can successfully adapt to the growing demand for ecommerce and on-demand delivery services,” said Apoorva Mehta, CEO of Instacart. “Instacart and Whole Foods Market share a mutual commitment to providing our customers with the easiest and most seamless grocery shopping experience possible. We look forward to continuing to innovate with Whole Foods Market in the services that we can bring to users.”

Carrefour creció un 3% el año pasado gracias al mercado español.

apertura-carrefour

La cadena francesa ganó 980 millones de euros en 2015, un 21,5% menos, por gastos extraordinarios. La compañía, que acaba de comprar 36 hipermercados a Eroski, destaca la “recuperación de España”.

El gigante de la distribución cerró el año pasado con un incremento significativo de las ventas en todos sus mayores mercados, pero Carrefour destaca, sobre todo, la evolución de España e Italia como sus grandes motores. Las ventas en 2015 crecieron un 3%, hasta 76.945 millones de euros (+4,1% sin tener en cuenta la variación de tipo de cambio).

Carrefour logró un beneficio neto de 908 millones, un 21,5% menos por los gastos de reestructuración en varios países y los extraordinarios que se apuntó en el ejercicio precedente. Sin el efecto de estas partidas, el beneficio creció un 7,1%, hasta 1.113 millones.

El beneficio operativo del grupo alcanzó los 2.445 millones, lo que supone un crecimiento del 7%, sin el efecto divisa, o 2,4%, incluyéndolo. El resultado operativo creció con fuerza en el negocio europeo, excluyendo Francia: un 33,4%, hasta 567 millones, gracias a la mejora de los márgenes comerciales. “Esta evolución está en gran parte producida por la continua recuperación de España y la mejora de Italia”, señala Carrefour.

La cadena francesa dio hace varias semanas un paso importante para reforzar su presencia en España con la compra a Eroski de un paquete de36 hipermercados, 22 gasolineras y 8 galerías comerciales por 205 millones.

La filial española de la cadena francesa cuenta, sin incluir esa operación, con una red de 173 hipermercados, 162 supermercados Express, y 114 Supermercados Market. Con la compra, el grupo entra en 27 nuevas ciudades españolas.

Retail; todo lo que el BIG DATA puede averiguar y nosotros desconocemos.

BIG-DATA

Hace unos años, un padre llegó a una de las tiendas de una cadena de hipermercados en estado de máxima indignación. No es difícil imaginárselo haciendo llamar al encargado y señalando con gran enfado todo lo que pensaba de la empresa en cuestión. La causa de su enfado estaba en que la cadena de hipermercados había mandado a su hija adolescente un envío publicitario dando por hecho que estaba embarazada y haciendo una captación para convertirla en todos esos productos que necesitan las ‘nuevas mamás’ y que son material para tantas acciones de las marcas (las mujeres embarazadas son uno de los targets más valiosos para las compañías). ¿Por qué la cadena había realizado el envío? La causa estaba en los hábitos de consumo que esa compradora estaba teniendo últimamente y que eran justamente los que tenían las mujeres embarazadas. Cruzar su información con la información que la marca tenía chivaba que tenían que ofrecerle esos datos, aunque el padre no podía comprender cómo habían cometido ese error. Lo cierto era que la marca no había cometido error alguno y que la adolescente en cuestión estaba realmente enfadada. No se lo había dicho aún a sus padres, pero no se le puede mentir al big data.

El caso pasó de la curiosidad y de un mal día en el trabajo para quienes tuvieron que escuchar las quejas del padre a uno de los ejemplos siempre recuperados cuando se habla del big data y de lo que las marcas son capaces de saber ya de sus consumidores.

Otro de los ejemplos que se suelen incluir en este listado, y otra de las historias que se suelen recuperar cuando se habla del poder de la información en el mundo actual, es el de la mujer que decidió ocultar su embarazo a las marcas. Como no quería convertirse en un target publicitario y como no quería que le sirviesen publicidad especial (repitamos: es la publicidad más cara de la red), decidió jugar al gato y al ratón con las herramientas de seguimiento de las marcas. Cookies, redes sociales o extractos de consumo e historiales de navegación fueron combatidos de forma activa. La mujer en cuestión no tuvo que irse a navegar a la deep web, pero poco le faltó. Tuvo que crearse cuentas alternativas, comprar online usando muchos, muchos y muchos más trucos o navegar usando navegadores minoritarios centrados en proteger la privacidad de los consumidores.

Sus dos historias son una especie de punta del iceberg que demuestran el poder de los datos y el poder del big data, al tiempo que descubren que lo que las marcas saben de los consumidores es cada vez más y cada vez mayor. Es una frase que podría usarse posiblemente en todo reportaje sobre el big data, pero no por ello deja de ser menos cierta y es que el big data ahora mismo hace que las marcas tengan el poder de conocernos mejor que nuestros padres. Porque puede que una madre no sepa que regalar a sus hijos adultos cuando llega Navidad o sus cumpleaños y se queje amargamente de ello, pero ese problema nunca lo tendrá Amazon. Su algoritmo ha estudiado tan bien lo que se hace en la web y lo que los consumidores quieren y no quieren que no solo es capaz de recordar lo que se quería comprar y no se ha hecho o mandarnos a un frenesí de clics en productos relacionados sino que además es tan capaz de adelantar lo que despierta el interés que incluso podría saber lo que se va a meter en la cesta de la compra antes de que se haga (y por ahí van ya los tiros)

Todos es una fuente de datos

Y es que cada vez las marcas cuentan con más y más información sobre el consumidor y con más y más información más específica y más concreta, información que podría convertirse en un elemento de valor a la hora de trazar la estrategia de la marca y que por ello las empresas acumulan. Los datos son la clave para triunfar en el presente y mucho más en el futuro inmediato y las fuentes de información son cada vez más y más variadas.

Las redes sociales saben con quién se habla realmente e incluso cuáles son los perfiles de esos amigos que se cotillean de vez en cuando, así como lo que se dice que gusta y lo que realmente nos gusta. Los smartphones son unos chivatos que acumulan información sobre donde se está y a donde se va, pero también sobre lo que se busca, sobre las direcciones que se quieren encontrar (o las veces que nos perdemos y echamos mano desesperada de los mapas online) o a qué dedicamos esos momentos de ocio en la parada del autobús o en el metro.

De hecho, las apps son elementos que lo saben ya todo de sus usuarios. Según apuntaba un reciente estudio, las apps son capaces de saber desde el género del consumidor hasta su estatus parental o el grupo de edad e incluso, forzándolo un poco más, sus ingresos, sus intereses en política o si están o no casados, partiendo simplemente de lo que hace el consumidor y los datos asociados a las diferentes redes de anuncios y a los comportamientos asociados.

Pero las fuentes de datos no son solo las nuevas herramientas y los nuevos entornos sino que elementos que llevan funcionando años e incluso décadas son grandes minas de información. Las tarjetas de crédito y sus historiales de compra dicen muchísimo sobre los consumidores, lo mismo que las tarjetas de fidelización de los supermercados. No se trata solo de que la marca te mantendrá como un cliente fiel gracias a los descuentos sino que además será capaz de saber qué vas a querer gracias al hecho de que cada vez que compras pasas tu tarjeta. El cupón con un descuento para aquella marca de champú no es azar. Es ingeniería de datos.

Todo lo que saben de ti (y tú no sabes)

Esto ha hecho que las marcas conozcan cada vez mejor a los consumidores, hasta un punto que va muchas veces mucho más allá de lo que los propios consumidores esperan o imaginan. El hecho de que cada vez se usen más elementos conectados, el hecho de que cada vez se den más datos y el que cada vez sea más fácil cruzar información de unos y de otros hace que en realidad conectar con unos y con otros sea cada vez más y más sencillo. Para las marcas, es cada vez menos complicado saberlo todo sobre uno e ir más allá de lo que el consumidor posiblemente espera.

Así lo han demostrado en un artículo en Forbes, en el que han hecho un listado con las cosas que las marcas ya saben de los consumidores gracias al big data y que posiblemente los consumidores no son conscientes de que es posible sabe. El listado es amplio y es variopinto. Así, Facebook es capaz de saber el momento en el que se va a romper una relación sentimental y también si el amor va a ser o no ‘verdadero’. No es el único momento de tensión vital que se puede predecir. Una compañía de recursos humanos desarrolló un algoritmo que adelanta cuando van a dejar el trabajo los empleados y sobre todo qué empleados es más probable que lo hagan. También es posible saber qué consumidores son más fiables a la hora de pagar créditos y cuáles no lo son y, mucho más específico, quién puede cometer un crimen o no (las policías de algunas ciudades ya emplean el big data para predecir pautas de criminalidad y zonas calientes).

Y, sin duda, las compañías saben qué productos es más probable que se compren o no. Al fin y al cabo, es lo que hace Netflix. Sus series están diseñadas para gustar: usan los datos para detectar tendencias y ofrecer lo que sus espectadores estaban llamados a querer ver.