El comercio minorista se la juega

1478091797_585461_1478092143_noticia_normal

La Confederación Española de Comercio (CEC) considera que los próximos meses pueden ser decisivos para el futuro del sector del comercio minorista, debido a la recuperación de la confianza del consumidor y a una notable campaña de Navidad, que podrían suponer un gran impulso para este tipo de negocios.

Desde CEC recuerdan que una parte del sector sigue aún muy debilitada debido al actual clima de incertidumbre y señalan que la campaña de Navidad puede suponer el espaldarazo que necesitan para cerrar bien el año y asegurar su continuidad. En este sentido, aplauden el fin de la inestabilidad política que, con el desplome de la confianza del consumidor, supuso la ralentización del crecimiento del comercio minorista.

Por su parte, el Presidente de la CEC, Manuel García-Izquierdo, ha reclamado al Presidente del Gobierno que sea sensible con el sector y que en el organigrama del nuevo Ejecutivo el comercio se encuadre en un ministerio acorde con su importancia. García-Izquierdo ha recordado que, durante la época de crisis, el sector del comercio minorista jugó un papel clave en el conjunto de la economía española, representando la principal fuente de empleo estable del país.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el comercio minorista alcanzó el pasado mes de septiembre un crecimiento interanual del 3,6% a nivel de ventas y de un 1,9% en lo que se refiere a la creación de empleo. Dentro del sector, las que más crecieron fueron las grandes cadenas, seguidas de las empresas unilocalizadas, las grandes superficies y las pequeñas cadenas de distribución.

A la vista de estos datos, la Confederación ha recalcado la importancia de los últimos meses del año y, en especial, de la campaña de Navidad, para que el sector se consolide en su recuperación. Para ello, recuerdan, es fundamental que se devuelva la confianza al consumidor y que se cuente con el apoyo del nuevo Gobierno para que se cumplan las previsiones de crecimiento y el sector asegure su continuidad.

Por qué los millennials están dejando de ir al supermercado?

nueva-generacion-millennials

“No creo que hayamos visto un cambio tan dramático en el consumo nunca”. Marty Siewert, vicepresidente de analítica del consumidor y de las compras en Nielsen, ha analizado las pautas de comportamiento de los millennials y como estas están cambiando incluso aquellos aspectos que parecían sólidos, incuestionables. Los cambios en consumo de los millennials están cambiando, de forma absolutamente dramática, cómo operan los supermercados y cómo se están comprando los alimentos. “Aquellas cosas que en el pasado funcionaban como ‘drivers’ para la alimentación en términos de frescura y calidad ya no son elementos clave para los millennials”, añade.

Y es que, como apuntan en un análisis de The Wall Street Journal (de donde salen las declaraciones de Siewert), los millennials están dejando de comprar en el supermercado. La compra semanal, que se había convertido en un motor de consumo tradicional y presente en todas las generaciones, ha empezado a verse amenazada por los cambios impulsados por los millennials. De media están gastando menos en alimentación al año (alimentación como productos comprados en supermercados) y están cambiando los hábitos. De media, están gastando unos mil dólares menos al año en el super. En vez de comprar la compra cada vez compran más en otros espacios (por ejemplo, compran más online) y optan por otros formatos (como comer fuera o comprar comida hecha online).

El cambio es mucho más acentuado en los millennials (aunque, como apuntan al hilo de los datos, los baby boomers también han reducido el gasto que hacen en alimentación, ya que se están centrando en encontrar ofertas y más ofertas para reducir el gasto global) y, sobre todo, es aquí donde se ve un cambio por completo en los hábitos de consumo que podría modificar por completo el panorama de cara al futuro. A los millennials no les gusta hacer la compra y no les gustan los supermercados.

Los millennials ya estaba teniendo un impacto directo en cómo se organizan los supermercados. Ellos son los culpables de que cada vez haya más productos gourmet, orgánicos y de proximidad y también los que en cierto modo han acabado con la lista de la compra. A los millennials no les gusta comprar en el ‘día de la compra’, sino que prefieren ir cuando lo necesitan y comprar en base a recetas. Solo un 37% de los millennials, por ejemplo, hace la lista de la compra.

El abandono de los millennials de las compras en el supermercado podría ser, o al menos eso es lo que defienden partiendo de datos estadísticos en un análisis de The Atlantic, en realidad solo la punta de lanza de un cambio mucho más amplio en lo que a consumo se refiere. ¿Estamos cambiando nuestros hábitos y modificando nuestras necesidades?

Como apuntan, detrás de esta relación entre los millennials y la desaceleración de los supermercados y sus cifras de negocio se podrían encontrar dos verdades. La primera es la de que ahora mismo se está echando la culpa a los millennials de prácticamente todo, aunque en ocasiones solo son el exponente de cambios culturales y sociales mucho más profundos y complejos y que son, de hecho, algo que afecta a mucha más gente. La segunda es que muchos de esos cambios sociales son una suerte de revival de viejas costumbres.

Y ahí es donde se explicaría este decaimiento del supermercado. Lo que está ocurriendo es que se está volviendo a niveles anteriores de gasto en restaurantes. Tras una caída tras la explosión de la crisis del consumo en restaurantes, la cifra se estaría recuperando, lo que llevaría a un inevitable retroceso de la cifra de gasto de alimentación en el hogar. Aunque el consumo sigue siendo mucho más elevado entre los millennials que entre otros grupos demográficos, las estadísticas muestran que los consumidores más mayores también están gastando más en consumir comida en restaurantes (lo que hace que, por defecto, la tendencia tenga que ser mucho más generalizada).

A eso hay que sumar que se están cambiando los hábitos de consumo y que el mercado de la alimentación (que se concentró en el siglo XX en los supermercados) está volviendo a fragmentarse. Las tiendas especializadas o las tiendas online han irrumpido con fuerza y están modificando las pautas de consumo. Una cosa, sumada a la otra, estaría modificando las cosas.