Catalunya: El gran cambio de SORLI DISCAU.

JJJJJJ-kqZB-U4015779581132TG-992x558@LaVanguardia-Web

Josep Figueras y Anna Sorli

Sorli Discau impulsa una renovación a fondo de su negocio que incluye la reorganización de las tiendas y de los artículos de consumo para facilitar la compra de sus clientes. Los cambios también afectan al logotipo y nombre de la cadena de supermercados, que pierde la palabra Discau. La nueva imagen y reestructuración arranca en el centro de Premià de Dalt y se irá extendiendo, en el plazo de entre dos y cinco años, al resto de las 114 tiendas que tiene en Catalunya.

La cadena “ha hecho un esfuerzo para adaptarse al consumidor. Hemos creado nuevos espacios para venderle soluciones al cliente y no sólo productos”, explica Josep Figueras, subdirector general. Así, han potenciado el sector de la charcutería y los frescos, sobre todo la fruta, uno de sus platos fuertes: “De cada cien euros en compras, 13 son de fruta, cuando en el sector sólo son 8 o 9”, explica Figueras. Además, en la pescadería ofrecen un servicio de cocción del marisco recién comprado.

Existe un espacio específico para todos los productos imaginables con los que crear una ensalada, que “es un plato que crece y los estudios de consumo lo piden”, añade Figueras. En otro ámbito se han agrupado los artículos precocinados o listos para hornear en neveras con puertas cerradas para evitar el despilfarro energético, y ordenados por primer plato, segundo y postres, “porque a veces no nos apetece cocinar o no tenemos tiempo”, comenta Anna Sorli, administradora y tercera generación del negocio.

La parafarmacia ha ganado su propio emplazamiento y la zona de vino y cavas la baña una luz especial, más cálida, para simular la estancia en una bodega. Los habituales de Sorli verán también cambios en la zona de tes y cafés, en los estantes de huevos y en el espacio bío, más amplio. También el logo se ha modernizado: “La hoja de color verde da idea de frescor y el color rojo, es el de la pasión con la que hacemos este trabajo”, argumenta Sorli. Ambos directivos destacaron la importancia de formar parte del grupo IFA, porque “podemos ofrecer producto de marca propia, de mucha calidad, un 10% más barato”. Todo este esfuerzo ha servido para crecer en 14 puntos las ventas, “aunque debemos darnos más tiempo porque sólo hace 15 días que funciona”, precisa Figueras.

La cadena, que vende más de 7.000 referencias y que facturó 239,5 millones en el 2015, espera este año llegar a los 242. Da empleo a unas 1.700 personas (el 65%, mujeres) y el 90% de la plantilla tiene contrato fijo.

The following two tabs change content below.

Latest posts by Julio Ibañez (see all)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.