España potencia Mundial en productos de belleza, exporta más que vinos o aceites de oliva.

el-corte-ingles

La exportación de perfumes y productos de belleza o higiene sube un 3,9% en 2014 y acumula un 50% de crecimiento en el último lustro. España, sexta ‘potencia’ mundial, muy cerca ya de Italia.

No es vox pópuli y a muchos les puede sorprender, pero España es una potencia mundial en cosmética y perfumería. Las empresas españolas exportan más productos de este tipo que vino, calzado o aceite de oliva, que son tres de las joyas de la corona de la imagen exterior del país. No en vano, la presencia internacional del sector de los productos de cuidado, belleza, aseo e higiene ha crecido un 50% en los últimos cinco años y sus tentáculos ya se extienden por nada menos que 179 países.

Las ventas en el extranjero del sector cerraron 2014 con un nuevo récord. En concreto, 3.025 millones de euros, un 3,9% más que en 2013, según los datos de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa), a los que ha tenido acceso EXPANSIÓN.

En 2014, los principales países destino de las exportaciones fueron Francia, Portugal, Alemania (9%), Reino Unido (12%) y Estados Unidos. En 2015, el sector busca aumentar su cuota en Rusia, Emiratos Árabes y Latinoamérica.

Esta pujanza sitúa a España como sexta potencia mundial en exportaciones de productos de belleza e higiene, sólo por detrás de Francia, EEUU, Alemania, Reino Unido e Italia (muy cerca ya), y por delante de China.

De hecho, España es la capital mundial de artículos tan icónicos como las cremas solares. Por ejemplo, L’Oréal tiene en Burgos su fábrica internacional de productos capilares, que da servicio a 52 países, y Coty Spain produce sus perfumes a escala global en Granollers (Barcelona), con marcas como Calvin Klein, Davidoff o Chloé y otras de cosmética (Opi o Astor). Además, Puig concentra el 65% de su producción en España, y Beiersdorf fabrica para todo el planeta productos solares y corporales de Nivea desde Tres Cantos (Madrid).

Pese a la pujanza de las multinacionales, el 84% del sector lo copan las pymes. “Es una industria no deslocalizada que aporta gran valor a la economía”, recalca Val Díez, directora general de Stanpa.

Sin embargo, el consumo doméstico sigue cayendo. En 2014, un 1,3%, hasta los 6.350 millones. O sea, cada español gasta una media de 136 euros al año en productos de perfumería, cosmética y cuidado personal. El descenso anual se debe a la atonía de los perfumes (-3%), que perdieron un 17% de sus ventas por las falsificaciones (949 millones). Por el contrario, la comercialización de productos de higiene, cuidado capilar y protección solar repuntó en España.

Pese a los números rojos en España, la patronal Stanpa ya avista “una próxima recuperación”.

Desde España; La exportación y las marcas blancas tiran del sector cosmético valenciano

canopy1RNB cosméticos, la más rentable.

El aumento de las exportaciones y la fuerza de la marcas propias de Mercadona, están impulsando la industria cosmética de la Comunidad Valenciana, que gana peso en España y tiene recorrido, ya que representa solo el 5 por ciento de la producción española.

El sector está muy concentrado en Madrid y Cataluña, que suman el 89 por ciento de la industria nacional. Son datos del estudio Retos y oportunidades del sector cosmético, elaborado por la consultora Altair.

Según los autores, “la evolución de las exportaciones, valencianas y nacionales, está teniendo un comportamiento muy esperanzador para el sector y nuestra economía productiva en general”. RADIOGRAFÍA DEL SECTOR

Los datos del informe muestran que España ha pasado de ser un país importador de cosméticos a tener un saldo netamente exportador desde 2009, con un crecimiento de la cifra de exportaciones de un 4 por ciento en 2012, y un 9 por ciento en 2013 (hasta agosto) respecto al mismo periodo del año anterior.

El sector exterior valenciano tiene un comportamiento aún mejor, con un crecimiento de las exportaciones de un 27 por ciento en 2012 y un 15 por ciento en 2013 (hasta agosto). Si se mantiene la tendencia hasta final de año, Altair estima que la facturación de las empresas cosméticas valencianas en el exterior ascenderá a 292 millones de euros, frente a los 254 millones del años pasado.

especto a 2011, el aumento será de 92 millones, casi el 50 por ciento. El peso de las exportaciones valencianas en el total nacional ha aumentado tres puntos en dos años y es ahora del 11 por ciento, cuando en facturación total representa solo el 5 por ciento.

El 72 por ciento de las exportaciones valencianas de cosmética corresponden al subsector del perfume, a pesar de haber retrocedido respecto al año anterior. El siguiente es el de productos de aseo, que ha crecido un 40 por ciento en el último año y representa el 10 por ciento del total.

Por países, destaca el aumento de las exportaciones a Argelia, de más del 90 por ciento, y a Portugal, del 50 por ciento, aunque el primer destino es Francia, con casi un tercio de las ventas, seguida de Italia, con el 13 por ciento del total. Altair destaca que hay una excesiva dependencia de mercados muy maduros, como el francés. “Necesitamos explorar nuevos mercados”, advierte. En cuanto a las importaciones, de Irlanda proviene más de un tercio del total.

RNB, la más rentable

El otro factor que impulsa el sector cosmético valenciano es la marca de distribuidor, con un actor principal, RNB Cosméticos. El interproveedor de cremas y fragancias de Mercadona representa un 45 por ciento del total, seguida de lejos por la anterior interproveedora de la cadena de Juan Roig, Berioska -su marca es Babaria-; la alicantina Germaine de Capuccini, y Laboratorios Belloch, conocida por su marca Nelly, que en 2012 empezó a fabricar para Consum con marca blanca.

RNB Cosméticos, con unas ventas de 126 millones en 2011, es también la más rentable, con un ebitda (resultado bruto de explotación) del 24,5 por ciento sobre ventas.

La industria química, la que más innova

Uno de cada cuatro euros invertidos en I+D+i en la Comunidad Valenciana proviene de las empresas del sector químico, según datos del Instituto Valenciano de Estadística (IVE) hechos públicos por Quimacova, la patronal del sector.

La inversión en el último año de estas industrias ascendió a 48 millones de euros, un 27 por ciento del total de la inversión en innovación de la Comunidad, cuatro veces la inversión que hizo el sector informático y seis veces la del automovilístico.