Las marcas privadas (MMPP) también quieren ser Gourmet.

Food-Club

El gran consumo lanza productos de máxima calidad para satisfacer a un consumidor ‘bipolar’, que mira el precio pero se permite incorporar caprichos a la cesta de la compra.

La marca blanca hace tiempo que dejó de ser sinónimo de producto de baja calidad. Y, aunque los fabricantes de marcas líderes defienden que la enseña es garantía de calidad y confianza, la decidida apuesta de los grandes distribuidores por su propia marca está impulsando su reconocimiento entre los consumidores. Ello se refuerza con el lanzamiento de gamas gourmet y la inclusión de productos premium bajo la enseña del supermercado, una tendencia generalizada, en un mercado en el que se compite cada vez más en calidad y, menos, en precio.

Tal como explica Gustavo Núñez, director general de Nielsen Iberia, “los supermercados conocidos como discount han dejado atrás sus propias barreras y ya no buscan ofrecer sólo productos de bajo precio, sino que quieren convertirse en un aliado integral de los hogares. Esta evolución provoca que la palabra descuento se quede desactualizada y sea más acertado hablar ahora de luxcount. De hecho, han incorporado productos gourmet, ya que el consumidor es bipolar, y, al tiempo que compara precios y busca promociones, incorpora caprichos a la cesta de la compra”.

Junto a esto, añade Núñez, “los súper trabajan en disponer de una oferta más completa, destacando su firme apuesta por los productos frescos, algo por lo que se caracteriza el consumidor español y que supone una tercera parte de su gasto en productos de gran consumo”.

Calidad y precio

No sólo El Corte Inglés, con una potente división de productos premium -cuenta con 67 tiendas del Club del Gourmet y más de 200 referencias- pone el foco en el nivel top de la alimentación.

Lidl, por ejemplo, comercializa en exclusiva un aceite virgen extra prensado en frío de primera cosecha, bajo la marca Olisone Virgen Extra Gran Selección Almazara. Este producto, fabricado por Migasa (marca Ybarra) ha logrado en varias ocasiones el Gold Award Robust Intensity, en el certamen internacional New York International Olive Oil. Su posición en este certamen y en otros han colocado al aceite de Lidl en el octavo puesto en World’s Best Olive Oil Ranking, es decir, que está catalogado como el octavo mejor del mundo.

El distribuidor presume de contar con proveedores top, que elaboran los productos de sus marcas. Por ejemplo, sus helados Galatelli salen de la fábricas de Lacrem, del grupo Fargi; su leche Milbona es fabricada por Puleva, Nestlé y Celta; las galletas Opey son obra de Gullón;y su marca de chocolates Dor es, en realidad, Delaviuda.

El grupo alemán dispone, además, de una línea productos premium, Deluxe, que lanza en Navidad y Pascua, en cuya creación participa el chef galardonado con dos estrellas Michelin Sergi Arola. En 2015 vendió más de 14 millones de unidades.

Siguiendo esta tendencia, a finales de 2014, Dia comenzó a comercializar sus productos Delicious, una gama que hoy cuenta con unas 140 referencias -comenzó con unas 70-, con la que facturó 34 millones de euros el año pasado. Desde la compañía que lidera Ricardo Currás señalan que son “productos con un precio muy competitivo, con el objetivo de que los clientes puedan tener acceso a productos más exclusivos, sin tener que pagar un precio elevado”.

Alcampo también apuesta por esta tendencia y en 2008 puso en marcha su gama gourmet Mmm! Esta línea -explican desde el grupo- incluye productos premium, con un ahorro de entre 15% y el 30%. Destacan las conservas de pescado y marisco fabricadas por el grupo gallego Frinsa, una de las conserveras más reputadas.

Por su parte, Carrefour cuenta con la gama De Nuestra Tierra, formada por productos de elevada calidad, que suelen ser representativas de una zona en concreto: por ejemplo, anchoas de Santoña, cigarros de Tolosa y bonito del Cantábrico.

La cadena Eroski también cuenta con algunos proveedores destacados. Viuda de Cayo, fabricante de marcas como La Catedral de Navarra, elabora para la compañía vasca conservas de verdura D.O. Navarra. Junto a éste, Pedro Luis provee al grupo de conservas vegetales y productos ecológicos. También destaca Yurrita, fabricante de la marca Calogero Billante, que elabora las latas de bonito de marca Eroski y ventresca para Seleqtia, la marca gourmet de los supermercados del grupo Mondragón.

Mercadona, rey de la marca blanca

Mercadona, líder del sector del gran consumo con una cuota del 23%, no se apunta a la moda de lanzar productos gourmet y defiende su vocación de que “todo sea de máxima calidad al mínimo precio”. Ha conseguido que su enseña de alimentación, Hacendado, sea considerada por algunos consumidores como una marca líder. El grupo de Juan Roig se ha convertido, además, en la cadena favorita de los hogares más golpeados por la crisis, según el estudio Mikroscopia 2016, de MyWord. “El 36%de los consumidores afectados por la crisis prefiere Mercadona frente al 30%que, sin verse afectado por problemas económicos, elige este establecimiento”, señala Belén Barreiro, directora de MyWord y ex presidenta del CIS.

España; la franquicia más popular, los supermercados.

cc040314n018f11.jpg_1328648940

La franquicia para abrir un supermercado es la que más ha crecido en los últimos años. Entre 2010 y 2014 se han abierto en España 2.350 nuevos supermercados en franquicia bajo la marca de cadenas como DIA, Carrefour, Simply o Eroski. A finales de año había 4.844, un 93% más que en 2010. Ninguna otra categoría ha abierto tantos establecimientos. Los locales de fast food en franquicia, otro segmento estrella, solo crecieron un 19%. Y los de belleza un 17%. Muchas categorías incluso han perdido locales, como es el caso de la moda femenina.

Este espectacular fenómeno se debería, según explica Pedro Cantalapiedra, jefe de consultoría de MundoFranquicia, “a que los grandes grupos del sector están apostando por la franquicia como vía de expansión y por ello han adaptado sus modelos de negocio a un formato con menos metros cuadrados y pensado para ubicaciones de proximidad”. Además, los supermercados han funcionado tan bien durante la crisis que le han ganado cuota de mercado a los híper. Ahora, los consumidores van menos al híper y hacen varias compras a la semana, lo que ha puesto en valor al pequeño súper de proximidad: un modelo, añade Cantalapiedra, “que está proliferando sobre todo en las ciudades para acercar al consumidor las ofertas y ventajas [precios, horarios, etcétera] que solo había en grandes superficies en las afueras”.

Deseosas de hacerse con ese mercado al alza, las empresas vieron que “la solución ideal para crecer rápidamente era la franquicia”, señala Santiago Barbadillo, de Barbadillo y Asociados. Algo que “de otra forma”, añade Santiago Páramo, director de Franquicias de DIA España, “hubiera sido más complicado y costoso”. Y aunque el sistema reduce sus ganancias en el punto de venta, ya que tienen que compartir márgenes con el franquiciado, al final incrementan sus ingresos totales al sumar nuevas tiendas a su red. “Aumentan cuota de mercado y generan grandes economías de escala”, explican en otra consultora, T4 Franquicias.

Auge del autoempleo

Es posible que el formato no hubiera tenido tanta aceptación entre los franquiciados “de no haber existido”, asegura Cantalapiedra, “una bolsa muy importante de emprendedores en búsqueda de autoempleo y que, por la situación económica, requería la inversión en sectores muy estables”. Y el súper es un negocio mucho más estable, efectivo y seguro que otros tipos de distribución. Pese a que sus márgenes son mucho más bajos que en el comercio de moda o la restauración, “la facturación es muy elevada”, apunta Barbadillo. Otra ventaja es que los supermercados en franquicia funcionan mejor que los propios de la cadena, dirigidos por empleados. “En un sector en el que el trato y el servicio al cliente son importantes”, dice Páramo, del grupo DIA. “Los franquiciados nos aportan una gestión en tienda donde destacan esos valores y la eficiencia con la que manejan el día a día”, añade.

Y a los franquiciados les resulta cómodo gestionar un supermercado ya que el formato está muy probado. Desde el inicio, en el momento de montar su negocio, ya lo hacen apoyados por la cadena. “Les damos un paquete completo, llave en mano como suele decirse”, asegura Enrique Martínez Sanz, director de Franquicias de Eroski. “Les buscamos la ubicación, hacemos el estudio de mercado y viabilidad, gestionamos permisos y la financiación con los bancos y les ayudamos en la selección de la plantilla, a la que formamos”. Luego se les presta asistencia permanente en su gestión diaria y se traslada al franquiciado todas las innovaciones, sea en materia de colocación de productos, merchandising, gestión de cajas o energía.

Sin embargo, el formato tampoco hubiera tenido tanto éxito de no ser porque las grandes enseñas han rediseñado el formato para hacerlo más accesible a los candidatos. Uno de los secretos ha sido la creación de formatos más pequeños, con una inversión menor. “Ahora hay cadenas que ya ofrecen la posibilidad de poner un supermercado desde 60.000 euros”, asegura Cantalapiedra. La cifra habitual empieza en 100.000 euros.

Claro que no es necesario que el franquiciado ponga todo ese dinero. “Algunas cadenas”, explica Barbadillo, “contemplan apoyos económicos y financieros que permiten asumir la inversión inicial con más facilidad”. Casi todas han firmado acuerdos con los bancos —cada vez más dispuestos a apoyar al sector— para financiar la instalación del establecimiento, los muebles, las cámaras, las cajas, créditos que muchas de ellas avalan. La mayor parte de las cadenas facilitan también al franquiciado el aprovisionamiento inicial de su establecimiento al dar hasta 120 días para pagar la mercancía. DIA es una de las que más ha refinado el sistema. “Tenemos algunos modelos de tienda”, apunta Páramo, “donde toda la inversión es realizada por DIA, excepto el pago del stock inicial, para el que damos todo tipo de facilidades”.

Formatos

El sector no se está limitando, sin embargo, a franquiciar los súper pequeños sino que está tratando de hacerlo con otros formatos más sofisticados. “En DIA”, dice Páramo, “empezamos con el DIA Market, de unos 400 metros, y luego empezamos a franquiciar el DIA Maxi, con unos 800”. Condis, una cadena catalana, ha puesto en marcha cuatro modelos de franquicia: dos pequeños, Condis Exprés (entre 150 y 200 metros cuadrados) y Condis (300 y 500); otro más grande, Condislife (500 y 1.000), y otro más pequeño que los primeros en gasolineras; Condis Shop (entre 100 y 200 metros cuadrados). También en Eroski están ofreciendo modelos grandes, incluso hipermercados. Para facilitar la entrada de emprendedores las empresas han reducido los royalties y cánones.

Pese a que algunas cadenas como DIA o Condis llevan décadas en la franquicia, ahora han acelerado su despliegue. “Desde 2013”, explica Martínez Sanz, “hemos abierto más de 150 supermercados franquiciados y ya tenemos 500”. También Condis, “que se lanzó a la franquicia en 1982, está multiplicando las aperturas”, dice Pascual Campos, su director de Desarrollo. Pero DIA, que empezó en 1989 con el formato, es la líder incuestionable. “Somos la mayor empresa franquiciadora de España, con 1.874 establecimientos [a septiembre de 2015]. En los dos últimos años hemos incorporado unas 500 franquicias a nuestra red”, dice Páramo.

(Casi) todo lo que comes y bebes lo fabrican sólo estas 10 empresas.

2015-10-07_15-17-55

Cuando uno entra en un supermercado, a veces se siente un poco abrumado por la cantidad de marcas que tratan de seducirle desde los estantes. Están estratégicamente colocadas, con los colores más atractivos posibles y esgrimiendo unos nombres elegidos con esmero por un equipo de expertos para que nos sean más fáciles de recordar. Hay que mirar bien, siempre nos advierten los expertos, y comparar precios antes de echar algo al carrito. Sin embargo, ¿existen realmente tantas marcas como parece?

Técnicamente sí, ¿pero a quién pertenecen realmente? ¿Sabe que prácticamente todo lo que come y bebe pertenece únicamente a diez firmas internacionales?

Así es. Por si no lo sabía, casi todo lo que consume pertenece a un pequeño y selecto grupo de empresas. Se cuentan con los dedos de las manos. Por las suyas pasan (casi) todas las marcas de alimentación que nos encontramos en los estantes de los supermercados. Y a las suyas llegan, claro está, todos los beneficios de lo que consumimos. ¿Pero quiénes son?

THE COCA-COLA COMPANY

Conoce perfectamente la marca. No en vano se gasta millones de euros en publicidad para que la conozca. Seguro que sabe también que es la firma que fabrica Fanta o Sprite, pero ¿sabe que si se toma un zumo de Minute Maid también le está dando beneficio a Coca-Cola? ¿O que cuando se prepara un gin tonic con Nordic Mist el dinero acaba en su bolsillo?

Se trata de una multinacional estadounidense, fundada en 1892 por el farmacéutico Asa Griggs Candler, que llegó a ser alcalde de Atlanta. En realidad la fórmula de su bebida más popular se creó en una farmacia, mientras experimentaba para encontrar un remedio para la diarrea y las náuseas. La fórmula se vendió a Griggs por cinco centavos.

Hoy es un imperio con más de 500 marcas y tiene el mayor sistema de distribución de bebidas del mundo. Es una de las firmas más valoradas del planeta, con cerca de 175.000 millones de dólares. Su sede social sigue en Atlanta.

UNILEVER

El nombre igual no les dice mucho. Pero la conocen de primera mano. Si les gustan los helados, ya pueden ser Magnum, Cornettos o cualquiera de Frigo. Son todos suyos. La pastilla para enriquecer los guisos, el té que se toma tras la comida o las galletas Flora con las que lo acompaña son sólo algunos productos de este gigante.

Se trata de una multinacional británico-neerlandesa, fundada en 1930 tras la fusión de una compañía holandesa de margarina y de un fabricante inglés de jabones. Cuenta con más de 400 marcas y 13 de ellas facturan más de 1.000 millones de euros anuales.

No sólo se dedica a la alimentación, es fuerte también en el terreno de la higiene personal (Dove, AXE, Rexona, Pond’s…) y fabrica también productos para animales. Su oficina central está en Londres

DANONE

De sobra conocida, esta multinacional con sede en París fue fundada en Barcelona en 1919 por Isaac Carasso, un industrial nacido en la isla griega de Salónica, pero español de origen, que fue el primero en comercializar el yogur en el mundo.

Sus productos son muy conocidos en nuestro país (Danone, Danette, Actimel, Danacol…). Pero no sólo fabrica bebidas derivadas de los lácteos. También distribuye agua, nutrición infantil y nutrición médica.

MARS, INC.

En el ámbito de los snacks, casi no tiene rival. Si le gustan los Twix, los Snickers, los M&M’s y otros tantos, todos salen de sus fábricas. Pero, ¿sabía, por ejemplo, que esta multinacional es la que está detrás de marcas para mascotas como Whiskas, Royal Canin, Pedigree, Greenies…? ¿o de los chicles Orbit y Five?

Su segmento dedicado a la alimentación tiene sede en Bruselas, con marcas como Uncle Ben’s o Suzi Wan y 11 de sus marcas están valoradas en más de 1.000 millones.

KELLOGG’S

Son los reyes del desayuno. Los mayores fabricantes de cereales. Seguro que usted pensaba que muchas marcas eran su competencia. No, también son suyas. Es el caso de Corn Flakes, Rice Krispies o los All Bran, entre otros muchos.

Pero no sólo de servir desayunos vive Kellogg’s. Esta multinacional estadounidense, fundada en 1906 por Will Keith Kellogg -que se basó en los alimentos que tomaban los fieles de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, religión que profesaba-, también es la responsable de las patatas Pringles, o de los productos de alimentación que encontramos en las tiendas bajo la etiqueta Disney.

GENERAL MILLS

Igual este nombre tampoco les es muy conocido, pero seguro que conocen qué es el Gigante Verde, Yoplait, los Cheerios o los Golden Grahams. Esta compañía estadounidense, localizada en Minneapolis, Minnesota, fue fundada en 1866 a partir de una empresa de molinos que operaba a lo largo del río Misisipi.

Tiene productos para hornear muy populares en EEUU (Betty Crocker, Bisquick, Gold Medal Flour), snacks, comidas orgánicas o productos específicos para la cocina como Old El Paso.

NESTLÉ

Esta marca sí les suena. La asocian, sobre todo, al chocolate. Pero hay más, mucho más. Nestlé es la dueña de los cafés Nespresso, Nescafé o los de Bonka, pero también de marcas de agua como Perrier o de refrescos como Nestea. Comercializa, además, varias firmas enfocadas a la alimentación infantil. Y productos para el desayuno como Nesquik o PowerBar.

Fue fundada en 1905 en Vevey, Suiza, y allí mantiene todavía su sede central. La creó un boticario que intentaba desarrollar una comida para bebés alternativa a la leche materna.

MONDELEZ

Es una multinacional estadounidense que en 2012 sucedió a Kraft Foods. Su nombre pretende ser un juego de palabras en francés, una mezcla entre mundo (monde) y delicioso (delez). Si el nombre no les suena, seguro que conocen las Oreo, Chips Ahoy, Belvita, Toblerone o Trident. Su sede central está en un suburbio de Chicago. Gestiona marcas populares en todo el mundo de galletas (Barni), chocolates (Milka) o chicles y chucherías (Halls, Cadbury…).

ASSOCIATED BRITISH FOODS

Su nombre ya da pistas de su origen. Es un grupo británico fundado en 1935. Sus productos, más de un centenar, son especialmente fuertes en el mercado anglosajón. Aquí conocemos sobre todo su marca Primark, que le aporta algo más del 20% de su facturación. Pero suyas son también firmas de comida como Twinings o Burgen.

PEPSICO

A esta tampoco le hace falta carta de presentación. La conocemos como la archirrival de Coca-Cola. Pero Pepsi, su buque insignia, no es ni de lejos su única marca en los estantes del supermercado.

En bebidas, tienes para elegir, desde 7up, Tropicana, Aquafina o la aquí ya histórica Mirinda. Pero también conocemos, casi sin saber que son suyas, los Cheetos, los Fritos, las patatas Lays o los Doritos. También fabrica comida, como la Pasta Roni, Mother’s,Chewy

Pepsico tiene sede en Nueva York y, como Coca-Cola, también nació cuando un farmacéutico trataba de buscar un remedio para los dolores de estómago, en 1880. Esa firma, la originaria, quebró en 1923, pero resurgió en 1965 y hoy está presente en prácticamente todo el mundo.

Aceite de oliva; verdadero oro líquido.

01

El apelativo de oro líquido para el aceite es ya tradicional. Sin embargo, nunca en la última década había sido tan acertado como en estos últimos días. El precio del producto ha alcanzado máximos que no se tenían desde febrero de 2006. Respecto al año pasado, el importe abonado en origen por él ha crecido un 60%.

El calor y la sequía son los principales causantes de que la última cosecha, la de 2014/2015, haya sido la mitad del año anterior, quedándose en 900.000 toneladas. Aunque es cierto que la campaña 2013/2014 fue excepcional, se estima que la media debiera de estar en torno a 1.250.000 toneladas. Esta escasez ha provocado que el precio se haya disparado, llegando estos días por encima de los 4 euros por kilo, cuando en los últimos ejercicios se pagaba por debajo de los 3 euros.

“Hay nerviosismo en el sector”, explica Enrique Delgado, director general de Infaoliva, asociación que representa a los fabricantes de aceite de oliva. La escalada de precios ha sido continuada desde hace meses, aunque la alarma no ha llegado hasta los últimos días, cuando se han superado cotas que hacía años que ni se rozaban. Esta situación ha impactado en los resultados de empresas como Deoleo. En la presentación de su balance de los primeros seis meses del año, la propietaria de Carbonell o Koipe entre otras marcas señaló que su ebitda se redujo un 44% por culpa de los elevados precios en origen. Explicó que la dificultad de llevar esta subida de precios al consumidor final lastró sus cuentas.

Pero España no es un caso aislado. El segundo mayor productor de aceite del mundo, Italia, ha visto mermada su producción en un 50% por culpa de una enfermedad que ha afectado a los olivos conocida como Xylella Fastidiosa. Esta plaga ha impactado especialmente en el sureste del país. Ambos países son causantes de que, según datos del Consejo Oleícola Internacional, la producción mundial haya descendido un 29%. Según explica Delgado, de Infaoliva, se ha tenido que acudir a importar aceite de Túnez y Marruecos para cubrir la demanda, que ha seguido creciendo estos meses. La propia Deoleo informó en sus resultados que había incrementado sus ventas en volumen y en importe.

Además del mercado nacional, España tiene que cubrir su creciente demanda en el exterior. El 66% de la producción de aceite en España se dedica a la exportación, según explica José Carlos Marzal, presidente de la Fundación para la Promoción y el Desarrollo del Olivar. Por su lado, Delgado explica que el principal impacto en el mercado exterior será que no se abrirán nuevos países donde comercializar este producto y que habrá que “esperar a cosechas mejores”.

El consumidor final de aceite de oliva todavía no ha notado de igual manera este crecimiento de los precios. Según informaba Reuters hace unos días basándose en datos de Euromonitor, los importes han subido un 10% en un año, mientras que con datos de Deoleo ha sido cercano al 15%.

Por encima de costes

Marzal recuerda que el precio del aceite ha vivido grandes oscilaciones y los agricultores han tenido que vivir mucho tiempo con importes por debajo de los costes, que han llegado incluso a 1,50 euros. Señala que un precio medio que debiera mantenerse tendría que estar en el entorno de los tres euros.

En esta línea, Agustín Rodríguez, secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Andalucía, rebaja la preocupación sobre este problema. “Se trata de un debate interesado”, apunta, “sin embargo, es la primera vez en dos décadas que los agricultores hemos vendido por encima de los costes [2,40 euros]”. Señala que el precio medio “real” que han cobrado los productores se ha situado en 3 euros, y no en los 4,05 euros en los que cerró la semana pasada. Rodríguez apunta a la responsabilidad de los distribuidores. Según el representante de los agricultores, los supermercados venden a precios bajos al usarlo como reclamo para los clientes.

Para mantener los precios, Rodríguez apunta a la necesidad de fijar un importe en origen. “En Italia ya se paga cuatro euros por el aceite de oliva virgen extra, aquí se ha pagado a dos euros”, lamenta. En una línea similar se encuentra Delgado, de Infaoliva. Considera que es importante controlar los excedentes para utilizarlos cuando la cosecha mengue. Es la primera vez desde 1995, según datos de la UPA que la campaña acaba con “cero stock”.

La evolución de los precios altos durante la campaña 2015/2016 estará condicionada en buena parte por la climatología de los dos próximos meses. Se prevé que la cosecha comience en octubre. Las previsiones no son las mejores. En los casos más optimistas se podría alcanzar una recolección en torno a 1,3 millones de toneladas. Sin embargo, Rodríguez apunta más bajo. “Si no llueve pronto y se adelanta el otoño, la cosecha será mala”. Las estimaciones oscilan entre 1,1 y 1,3 millones de toneladas. Pero el representante de los agricultores tranquiliza: “no va a faltar aceite de oliva”.

España; se unen grandes rivales de cadenas de retail para negociar mejores precios.

mayorista_header_.V1404210410._

Las grandes cadenas del sector se unen para comprar más cantidad a sus proveedores, abaratando el coste de sus adquisiciones, para poder así vender sus productos más baratos.

La guerra de precios que desde hace años enfrenta a los operadores de la distribución ha iniciado una nueva era que vuelve a cambiar la forma de negociar con los proveedores.

Esta nueva etapa está marcada por las alianzas que han creado algunos de los principales players de este sector para, sostienen, poder aumentar el volumen de sus compras sin necesidad de pagar más por ellas, sino todo lo contrario.

Se trata de una nueva estrategia con la que la distribución pretende dar una vuelta de tuerca a sus políticas de precios abaratando el coste de los productos que vende en sus centros para mantener y captar nuevos clientes. Una estrategia que se inició en otoño del año pasado en Francia y que ya es una realidad en nuestro país.

En España los últimos en mover ficha han sido las cadenas Dia y Eroski. Ambos distribuidores han decidido unirse para tener más fuerza en la negociación con los proveedores -tanto con los nacionales, como con los internacionales- y así poder bajar el precio final de los productos que venden a sus consumidores.

Eso sí, a diferencia de otros operadores, entre Dia y Eroski no hay una central de compras conjunta sino, según han explicado ambas cadenas, un acuerdo puntual para mejorar sus negociaciones.

Acuerdo que sin embargo deja fuera a las pequeñas empresas y a los proveedores de productos frescos, cuyas negociaciones dependerán de cada cadena como se hacía también hasta ahora con el resto de productos.

En total, Dia y Eroski comprarán conjuntamente para un parque formado por cerca de 5.700 tiendas. El acuerdo entre ambas cadenas llega después de que Eroski haya logrado una alianza internacional con Intermarché, en Francia, y Edeka, en Alemania, y después de que Dia haya puesto en marcha una central de compras en Portugal acordada con esa firma gala.

Bautizada con el nombre de Cindia, esa central sólo negociará para ambas cadenas en Portugal, excluyendo las negociaciones a nivel internacional.

Como ocurre en Europa, en España la alianza entre Eroski y Dia no es ni la única ni la primera. A principios de este año, Alcampo y Simply sumaron fuerzas con Euromadi para impulsar sus marcas propias.

Así, Euromadi Ibérica y la Central de Compras de Auchan España firmaron un acuerdo por el cual la filial de la primera, Desarrollo de Marcas, gestionaría la negociación de las marcas propias de las empresas de distribución del Grupo Auchan en España (Alcampo y Simply).

Previamente a este anuncio, los propietarios de Auchan ya habían movido ficha en Europa al aliarse, en octubre del año pasado, con los alemanes de Metro para comprar juntos y negociar de forma conjunta con los principales proveedores mundiales.

Fue también en otoño del año pasado cuando, además del anterior, Auchan protagonizó otro movimiento estratégico al acordar con Système U, otro de sus rivales en Francia, unir sus centrales de compras para, como en los casos anteriores, ganar peso en la negociación con los proveedores. Un acuerdo del que quedaron excluídos tanto la marca de distribución como los productos frescos.

Auchan y Système U no fueron los únicos que cambiaron las reglas en el país vecino. En octubre de 2014 Intermarché y Casino -con todas sus enseñas, Géant, Monoprix, Franprix, Cdiscount- sumaron fuerzas para la negociación y compra en común de grandes marcas nacionales, es decir, tan sólo para el mercado francés y excluyendo las marcas locales de pymes.

Carrefour y Cora decidieron imitarles y a finales del año pasado anunciaron otro acuerdo para la compra en común, “manteniendo cada grupo su independencia y su política comercial”. El alcance de esa alianza implica a las compras de productos de un centenar de fabricantes nacionales e internacionales en alimentación y algo menos del medio centenar en bazar.

Los últimos en subirse al carro de las alianzas en Europa han sido la francesa Leclerc y la alemana Rewe que han anunciado la creación de una central de compras para aglutinar a sus equipos en proyectos como el desarrollo del segmento de productos orgánicos o las importaciones.

La cooperativa valenciana ANECOOP, la segunda empresa alimentaria mas exportadora.

centro_logistico_web_2_1

Dos empresas cooperativas, Anecoop y Dcoop, figuran entre las principales empresas exportadoras del sector agroalimentario entre enero y mayo de 2015 -en los puestos segundo y tercero, respectivamente-, según los datos del ICEX analizados por Cooperativas Agro-alimentarias de España. Según publica esta última en su página web, durante este período, la exportación agroalimentaria española ha contabilizado en total un valor de 17.487,6 millones de euros. Anecoop ha contribuido a la cifra con 169,1 millones y Dcoop con 161,4 millones de euros. Sin embargo, el primer puesto del ránking lo ocupa una compañía privada, Nestlé España, con 257,4 millones de euros.

    Asimismo, entre las 100 primeras empresas exportadoras del sector se encuentran numerosas cooperativas, como San Alfonso Cooperativa Valenciana, Unica Group, Vicasol, Agrícola San Isidro, Agrosevilla, Fresón de Palos, Granada La Palma.. por citar algunas.

    Anecoop agrupa actualmente a 71 cooperativas hortofrutícolas y vitivinícolas que exportan sus productos a 68 países. Europa es el principal destino de sus exportaciones con Francia, Alemania y España a la cabeza, seguidos de Suecia, Reino Unido, Italia, Polonia, República Checa y Holanda. El mercado comunitario supone algo más del 86% de sus exportaciones. El segundo bloque exportador son los países que integran Europa Oriental, que concentra el 3% de las exportaciones, aunque desde 2014 el veto ruso a muchos productos agroalimentarios europeos ha perjudicado enormemente las buenas cifras que Anecoop venía registrando en este mercado en los últimos años.

    Por su parte, el grupo cooperativo Dcoop alcanzó en 2014 una facturación de 755,9 millones de euros -según los datos presentados en su última Asamblea General celebrada el pasado mes de junio-, lo que le convierte en una de las mayores empresas agroalimentarias de España, segunda exportadora nacional y primera de capital español del sector agroalimentario en el pasado ejercicio 2014, con una cifra de negocio en el exterior que supera los 300 millones de euros. Los productos de Dcoop llegaron en 2014 a más de un centenar de países como China, Estados Unidos, Italia, México, Rusia, donde es líder en muchos casos.

El agroalimentario es el sector que más sube

   Hay que destacar que del conjunto de las exportaciones, el sector agroalimentario es el que ha registrado el mayor aumento en 2014 con un +4,6%, hasta los 33.600 millones de euros (excluidas bebidas). Y, concretamente el Aceite de Oliva, fue el año pasado el producto que más creció en exportación del total de todos los sectores productivos, con un incremento del 33,3%. En definitiva, la participación del sector agroalimentario en el conjunto del comercio exterior español durante 2014 representó el 17,1% de las exportaciones.

   Por otra parte, resaltan también los datos registrados por el Vino en los cinco primeros meses de 2015 que muestran un buen arranque de año para las exportaciones españolas, que crecen, no ya solo en volumen, sino también en valor, gracias a unos meses de marzo, abril y mayo de 2015 positivos para los vinos con DOP y para los vinos con IGP. Se alcanzan los 956,3 millones de litros (+12,1%) por valor de 994,2 millones de euros (+3,1%). Por mercados de destino, la recuperación de exportaciones del Vino español en estos cinco primeros meses es particularmente acusada en Estados Unidos, Italia, Suiza, Holanda, China, Canadá y México, mientras se producen descensos en Alemania, Reino Unido y Bélgica.

   Este crecimiento en volumen consolida a España como primer exportador mundial de este tipo de productos, por delante de Italia y aventajando sensiblemente a Francia, aunque todavía se está lejos de estos dos mercados en cuanto a los precios medios de exportación y por tanto, de sus ingresos por exportación de Vino. El Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) subraya que estos datos corroboran la buena marcha de un sector que ha sabido internacionalizarse en los últimos años, y que va ganando progresivamente cuota de mercado en los principales países importadores, gracias a las mejoras en calidad de los vinos y capacidad de distribución de las bodegas.

   Respecto a todo 2014, el OEMV muestra que la facturación del Vino español alcanzó los 4.357 millones de euros (-1,9%) para un volumen de 43,1 millones de hectolitros, lo que supone una cifra récord y un incremento del 20,8% respecto a la campaña precedente, motivado por la histórica cosecha de 2013.

   Otro de los protagonistas de las exportaciones agroalimentarias de nuestro país es el Pporcino. Este sector batió todos los récords de exportación el año pasado, con más de 15 millones de toneladas vendidas al exterior, un 10% más que en años anteriores, convirtiéndose así en uno de los sectores que más aporta a la balanza comercial española como consecuencia de por su gran apuesta por la internacionalización.

España; ÚLTIMA HORA, Miquel Alimentació es adquirida por un grupo chino.

Miquel-Alimentacio-millones-cashcarry-Malaga_TINIMA20130116_0720_5

Revolución en el sector español de la gran distribución. El grupo chino Bright Food ultima la compra de la empresa catalana Miquel Alimentació, según han confirmado al Periódico Económico EXPANSIÓN diversas fuentes conocedoras de la operación.

Tras largos meses de negociaciones, ya existe un preacuerdo firmado entre ambas compañías, que podrían hacer público en los próximos días. Se desconocen los detalles de la transacción, pero todo parece indicar que el objetivo de Bright Foods es hacerse con el 100% de la compañía propiedad de la familia Miquel o, al menos, con una participación mayoritaria. Han asesorado la operación KPMG y el despacho Baker & McKenzie, aunque también ha participado el banco de negocios GBS Finanzas.

Con sede en Vilamalla (Girona), Miquel Alimentació es el mayor grupo español de distribución mayorista de productos de alimentación, con una facturación que alcanzó los 897 millones de euros en 2014. La compañía, que este año celebra su 90 aniversario, está presidida por Ramon Miquel y es el principal licenciatario en España de la marca de supermercados Spar, aunque también es propietaria de la enseña Suma, con una red de más de quinientos supermercados franquiciados en toda España.

Miquel Alimentació es también uno de los líderes en el sector del cash & carry o centros mayoristas para profesionales de la hostelería, donde opera a través de GM Cash, con más de 60 tiendas.

Gigante asiático

Por su parte, Bright Foods es la segunda mayor empresa china de alimentación y distribución, con una red de 4.000 establecimientos en el país y una facturación de alrededor de 18.000 millones de euros. La compra de Miquel Alimentació será la primera gran operación del gigante asiático en España, donde llevaba casi dos años explorando oportunidades de inversión. En Europa, Bright Foods adquirió el 60% de la compañía británica Weetabix en 2012 y el 70% del distribuidor francés de vino Diva.

El objetivo del grupo asiático es promover la venta de alimentos españoles en China e introducir también en España sus productos. Para ello, en 2014 firmó una alianza con la Fundación Juan Antonio Samaranch, que promueve las relaciones comerciales entre China y España.

Valencia; GREFUSA crece un 4% y fortalece su área de exportación.

fotonoticia_20150410145425_800-700x466

La cifra de negocio crece un 4%, hasta 91 millones, y busca alianzas internacionales para exportar diez millones a medio plazo.

Las ventas de aperitivos y snacks de Grefusa mejoraron el año pasado y la empresa espera que sigan creciendo, en buena parte porque espera que vayan teniendo cada vez más acogida en los mercados internacionales, donde está iniciando su desarrollo.

El año pasado, la compañía con sede en Alzira (Valencia) tuvo una cifra de negocio de 91,05 millones de euros, lo que representa un incremento del cuatro por ciento respecto a las cifras de 2013, aunque todavía no se han alcanzado los máximos de los años anteriores.

España: las marcas blancas (private label) se estancan ante las promociones de los fabricantes.

Marca blanca Carrefour

La marca de la distribución se estanca en España tras no ganar cuota de mercado en 2014 por primera vez en dos décadas, tras la firme apuesta de la marca de los fabricantes por las promociones, según se desprende del Informe Nielsen 360 difundido hoy por la consultora Nielsen.

   “Por primera vez en 20 años, la marca blanca no ha crecido y sí la del fabricante”, ha subrayado el director general de Nielsen Iberia, Gustavo Núñez, durante la presentación del estudio.

   En concreto, la apuesta por la actividad promocional ha provocado que la marca de la distribución no ganara cuota en 2014 por primera vez en dos décadas (38,7%). Las marcas de los fabricantes vendieron en promoción en el mercado de gran consumo el 28,3% de su venta total, 1,7 puntos más que en 2013.

   “El consumidor es cada vez más profesional y la marca del fabricante es la que está haciendo el gran esfuerzo y ha dinamizado la promoción. Ahora las promociones agresivas son de las grandes marcas”, ha explicado el director de Nuevos Negocios de Nielsen, Alfonso Delgado.

   Por otro lado, el estudio muestra que los españoles compraron el 0,7% más en 2014, debido al descenso de precios de los productos de gran consumo. Sin embargo, el conjunto del mercado, estimado en 70.000 millones de euros, repartido entre envasados (49.000 millones) y frescos (21.000 millones), cayó un 0,4%.

   El descenso de los precios ha tenido como protagonista a los productos frescos. Las compras de productos se incrementaron un 0,6% en volumen de ventas, mientras que cayeron el 1,8% en su importe final.

   Las compras de frutas y verduras se elevaron el 2,9% y el 1,8%, respectivamente, gracias a un descenso de precios en torno al 5%, mientras que los envasados también se abarataron de media el 0,8%, el mismo porcentaje de aumento de compra por parte de los consumidores.

   Si bien se mantiene el gasto por hogar, los españoles acuden más veces a la tienda, hasta un 1,3% más que hace un año. Los consumidores consideran que controlan mejor lo que gastan y, de hecho, al comprar más veces, cada acto de compra es de menor importe, el 1,1% menos.

   Gustavo Núñez ha subrayado que el nuevo consumidor español es el ‘smart shopper’, que tiene una “gran hipersensibilidad al precio” y sobre todo a las “promociones”.

   En este contexto, la actividad promocional en las tiendas se ha intensificado en línea con la tendencia manifestada por tres de cada cuatro españoles, que aseguran tener en mente las promociones cuando hace la compra.

   De ellos, el 12% reconoce variar de marcas debido a las promociones, el 37% busca activamente los productos en promoción sin cambiar de tienda y, finalmente, el 24% reconoce que es “infiel” a su establecimiento habitual en función de la mejor promoción ofertada.

‘BROTES VERDES’ EN LA HOSTELERÍA

   Los cambios de hábitos en el consumo de los españoles, con una clara ‘vuelta a la madriguera’, ha provocado también un descenso de las salidas y del gasto fuera del hogar a lo largo de estos últimos años.

   Sin embargo, el cambio de tendencia se percibe en la hostelería, donde se notan ‘brotes verdes’, después de que durante la crisis desaparecieron 25.000 establecimientos hosteleros, aunque en 2014 su número se estabilizó y terminó en cifras similares a 2013, en torno a 208.000 locales.

   El sector del gran consumo tiene en el ‘ecommerce’ una oportunidad de crecimiento y que está por desarrollar, ya que el comercio electrónico en España supone el 0,6% de las ventas totales del mercado, en línea con otros mercados maduros como Alemania e Italia, que registran un 0,5%. Sin embargo, España sigue lejos de otros países de nuestro entorno como Reino Unido y Francia, con modelos más desarrollados y cuotas del 5%.

   De momento, los consumidores españoles prefieren utilizar Internet para buscar ofertas y promociones en las web de las cadenas de distribución, mientras que el 35% de los consumidores visitan las webs y, de ellos, tres de cada cuatro, buscan los mencionados descuentos.

Carrefour venderá cítricos valencianos en Francia.

sabor

Carrefour venderá cítricos ecológicos certificados valencianos en sus centros de Francia, según ha informado en un comunicado el responsable de la Indicación Geográfica Protegida del sector citrícola, José Enrique Sanz.

La IGP “Cítricos Valencianos” ha alcanzado un acuerdo con la cadena de supermercados Carrefour Francia para que incorpore a sus lineales cítricos valencianos y ecológicos, a través de Solagora (filial de productos ecológicos de Anecoop).

Según Sanz, “las ventas se realizarán fundamentalmente en la zona de Bretagne y Normandie y el operador encargado de realizar las confecciones es la cooperativa de Bélgida Cofrudeca, bajo las marcas Bio Oranges y Bio Clementines”.

Según Anecoop, desde inicios de campaña hasta el momento, se han confeccionado unos 500.000 kilos bajo estas dos marcas.

A juicio del responsable de la IGP, “hoy en día, es evidente que los cítricos ecológicos certificados unidos a un sello de gran prestigio internacional como es Cítricos Valencianos, puede ser un gran estímulo para el consumo en Francia”.

“Con esta incorporación, actualmente son ya cuatro las cadenas de la gran distribución, nacional e internacional, que apuestan por la certificación del origen incluyendo la imagen de la IGP Cítricos Valencianos en sus propios envases. Nos satisface que se empiece a reconocer la distinción en origen y calidad por parte de las grandes cadenas”, concluye Sanz.