Primark arrebata a Zara el primer puesto en número de clientes.

Primark King of Prussia (c) John Muggenborg, courtesy of Genlser_19

La cadena irlandesa de moda Primark ha cumplido este mes su décimo aniversario en España, país que se ha consolidado como su segundo mayor mercado del mundo.

El cumpleaños del gigante textil llega tras haber arrebatado a Zara, que tiene diez veces más de tiendas, la primera posición por número de clientes.

La compañía de ropa económica también lidera el ránking por número de ventas prendas vendidas, con una cuota de mercado del 8,4%, o lo que es lo mismo, más de ocho de cada cien prendas que se compran en España se adquieren en un establecimiento de Primark, según datos de la consultora Kantar Worldpanel.

La firma abrió su primera tienda en España en mayo de 2006, poco antes del estadillo de la crisis, y rápidamente se hizo un hueco entre los usuarios apoyada en sus bajos precios a los que con el tiempo ha ido añadiendo “moda” y unas tiendas con una imagen más cuidada y sofisticada.

En la actualidad, la firma suma 41 establecimientos en España, entre los que destaca el que abrió el año pasado en la Gran Vía de Madrid, máximo exponente de su apuesta por el país.

Con 12.400 metros cuadrados dedicados a la venta, cinco plantas, 573 empleados, 131 cajas o 91 probadores, el Primark de Gran Vía se sitúa como la superficie comercial monomarca más grande de España, sólo superada en tamaño por los grandes almacenes de El Corte Inglés.

Pasados estos diez años, la firma se ha marcado como objetivo doblar su tamaño en España, donde continúa viendo mucho potencial de crecimiento, y lo hará mediante la apertura de nuevas tiendas y la ampliación de las ya existentes, según su consejero delegado, Paul Marchant.

Mientras sus primeras tiendas rondaban los 3.500 metros cuadrados, los nuevos locales cuentan con una superficie media de 5.300 metros, según datos de Primark.

Con 41 establecimientos y 7.300 trabajadores, España se sitúa como su segundo mayor mercado, tan sólo superado por el Reino Unido (164) y por delante de su país de origen, Irlanda (36), donde opera bajo la marca Penneys.

Según datos de Kantar Worldpanel, Primark se ha convertido en la cadena de moda número uno en España por número de compradores, con más de 8,9 millones de clientes en 2015, seguida de cerca de Zara (Inditex), con 8,2 millones de compradores aunque con 449 tiendas en el territorio nacional.

El tercer y cuarto puesto lo ocupan la sueca H&M y a la alemana C&A, con 6,5 y 4,8 millones de clientes, respectivamente. El “top 5” lo completa Stradivarius, también de Inditex y en la que el año pasado compraron 4,7 millones de compradores.

En 2015, los españoles gastaron una media de 437 euros en ropa, 146 euros menos de lo que se gastaban hace quince años por el mismo número de prendas (34), lo que implica que el precio pagado se ha reducido un promedio de 5 euros por artículo desde 2001, según Kantar.

La bajada conlleva también que el comercio de ropa (interior y exterior) facture el 10 % menos que en 2001 y el 31 % menos que en 2005, año en el que alcanzó sus cifras récord, perdiendo así 6.000 millones de euros.

En todo el mundo, Primark, perteneciente al conglomerado Associated British Foods, suma 287 tiendas en nueve países de Europa y en Estados Unidos en las que emplea a más de 62.000 personas y factura unos 6.000 millones de euros.

PRIMARK, quién está detrás de su éxito?

1126669_noticias_primark_abre_en_valencia_el_23_de_mayo-1

La cuarta generación de la familia Weston, la tercera más rica de Reino Unido, sigue liderando un grupo empresarial que cuenta con marcas como Primark, Selfridges, Twinings y Azucarera.

A Garfield Weston (Toronto, 1898-1974) le gustaba contar que lo primero que hizo su padre con él al nacer fue llevarle a la panadería que poseía la familia para que desde aquel momento amara el olor a pan.

Aquella visita debió tener su efecto porque Garfield expandió y diversificó el negocio por medio mundo y sentó los cimientos de lo que hoy es un gran imperio empresarial que sigue siendo dirigido por los miembros de la familia Weston.

Grandes marcas como Azucarera, los almacenes de lujo Selfridges, la cadena de supermercados canadiense Loblaw, el té Twinings y el fenómeno de la moda Primark son parte del imperio Weston, una discreta familia dividida hoy en dos ramas que operan desde Canadá y Reino Unido.

Según la clasificación que el diario The Sunday Times publicó el pasado mes de abril, los Weston son la tercera familia más rica de Reino Unido con una fortuna estimada en 11.000 millones de libras (15.400 millones de euros). Un año antes, ocupaban el puesto número 11 del ránking. Parte del incremento de la riqueza de la familia se debe a la buena marcha de Primark, la cadena low cost de moda que se ha convertido en un éxito en Europa y que ahora intenta hacer lo propio en Estados Unidos.

Fundación

Todos los miembros de la familia Weston siguen representados en la Fundación Garfield Weston, que tiene una participación mayoritaria (79,2%) en Wittington Investments. Esta compañía es un hólding muy diversificado que resulta ser el primer accionista de Associated British Food (ABF) -el dueño de Primark- con un 54,5% de las acciones. Otras inversiones de Wittington incluyen hoteles, como el Gran Hotel de Brighton; propiedades inmobiliarias, y otras empresas de gran renombre como Fortnum & Mason, el templo de los productos delicatessen que opera en Londres.

La Fundación Garfield Weston, creada en 1958, controla la mayor parte del capital de ABF, dueño de Primark

El consejo de esta fundación está formado por descendientes directos del fundador, entre los que se encuentran George Weston, hoy consejero delegado de ABF, y Galen Weston, patriarca de la familia canadiense que controla George Weston Limited.

Caso peculiar

La presencia de la tercera y cuarta generación de los Weston al frente de estos negocios es un caso insólito en el mundo corporativo británico, donde es raro que una segunda generación de las familias se mantenga en la gestión de las empresas. En el mundo anglosajón, los inversores no entienden el derecho dinástico a heredar las compañías, algo que resulta más común en países como España, donde grandes empresas del Ibex 35 siguen dirigidas por descendientes de los fundadores.

Sin embargo, hay pocos argumentos para estar en contra de la gestión de los Weston. La apuesta en los últimos años por Primark ha sido todo un éxito, que ha llevado a ABF a alcanzar una capitalización bursátil de 27.000 millones de libras en Bolsa y a que sus títulos se hayan revalorizado un 166% en los últimos tres años.

Familia

El origen de la familia Weston se remonta a finales del siglo XIX. El joven George Weston fundó una panadería en Toronto (Canadá) en 1888, tras haber trabajado como aprendiz durante varios años. Procedente de una familia humilde, Weston dio con una receta para fabricar pan que pronto se hizo famosa en todo el país. Se casó con Emma Maud y tuvieron seis hijos. El más pequeño, Grant, murió en un accidente, lo que llevó a su padre a plantearse vender el negocio.

Fue su hijo mayor, Garfield, quien le persuadió de que mantuviera la empresa porque él estaba dispuesto a hacerse cargo del negocio. Garfield se encontraba entonces en Francia, luchando con el ejército canadiense durante la I Guerra Mundial.

Hay pocos argumentos para cuestionar la gestión de los Weston, dada la buena evolución de ABF en Bolsa

A su vuelta a Canadá, se incorporó a la empresa familiar. Tras haber recorrido varios países, Garfield pensó que en Canadá triunfarían las galletas que él había comido en Reino Unido y convenció a su padre para importar hornos específicos para producirlas.

Aquella idea fue un éxito y el negocio se expandió a Estados Unidos. A la muerte de su padre, en 1924, Garfield fue nombrado presidente de George Weston Limited. En 1928 la empresa salió a Bolsa y el grupo creció a través de la adquisición de múltiples empresas, varias de ellas en Reino Unido.

Reino Unido

En 1932, Garfield decidió mudarse a tierras británicas, donde sus operaciones empezaban a ser más importantes. En 1935, fundó lo que hoy es Associated British Food. Su actividad política fue notable y llegó a ser miembro del Parlamento británico. En 1958, constituyó la fundación que hoy controla buena parte de los negocios de la familia y que lleva su nombre. A lo largo de su historia, la institución ha donado más de 700 millones de libras (1.000 millones de euros) a causas benéficas.

A finales de los sesenta, el relevo al frente del negocio familiar fue asumido por Garret Weston (1927-2002), uno de sus nueve hijos. Pero los problemas en la división canadiense hicieron que Gartfield enviara a otro de sus hijos, Garel (Marlow, 1940), a Canadá para hacerse cargo de los supermercados Loblaw, que atravesaban una profunda crisis. Tras reestructurar la compañía, Garel fue nombrado presidente ejecutivo de George Weston Limited, que agrupaba los negocios en Canadá y Estados Unidos, mientras que su hermano quedó al frente del negocio británico. De esta forma, el imperio empresarial quedaba dividido entre las dos ramas de la familia, aunque los intereses de todos los Weston seguían estando en manos de la Fundación.

De aquella época, lo más destacable es el nacimiento de lo que hoy es Primark. En 1969, los Weston encargaron al irlandés Arthur Ryan el lanzamiento de una cadena de moda barata, que nació bajo el nombre de Penneys. El nombre no pudo ser utilizado en Reino Unido, ya que la cadena americana JC Penney tenía registrada la marca, y las primeras tiendas británicas se abrieron como Primark.

Primark es el motor del grupo ABF, ya que supone casi la mitad de sus ventas y el 61% de los beneficios

En 2005, George Weston, hijo de Garret, fue nombrado consejero delegado de ABF. Desde entonces, el grupo ha vivido una rápida expansión gracias a su acierto a la hora de apostar por la cadena de moda, que hoy cuenta con una cantidad cercana a los 300 establecimientos.

Cerca de la mitad de las ventas de ABF y un 61% del beneficio llegan de la cadena de moda, convertida en la locomotora de la empresa.

Hoy ABF es un grupo muy diversificado que tendrá unas ventas en 2015 de 12.800 millones de libras, según estimaciones del banco Nomura, y un beneficio antes de impuestos de 1.034 millones de libras. El grupo tiene 124.000 empleados en todo el mundo.

La compañía es líder en el sector del azúcar en Europa, gracias en parte a la compra en 2009 de Azucarera de España por 577 millones de euros. Otro de sus negocios más rentables llega por parte de su división de alimentación, gracias a marcas como los cereales Dorset, el pan Kingsmill y el té Twinings.

Aunque la evolución en Bolsa de ABF ha sido positiva en los últimos años, los analistas de la City se preguntan si su política de extrema diversificación es la más adecuada. Algunos inversores insisten en que la mejor forma de gestionar el negocio sería dividir el grupo entre la parte de alimentación y la de retail.

Primark, como empresa independiente podría cotizar a múltiplos de 40 veces el beneficio, frente a las 32 veces que ahora cotiza Associated British Food. Pero mientras los Weston sigan al frente, no parece que la política vaya a cambiar. Por el momento, el poder de la familia todavía cuenta a la hora de marcar el rumbo.