Central Lechera Asturiana llega ya a 25 países, entre ellos Rep. Dominicana

nuestra-marca

Capsa Food, que gestiona las marcas Central Lechera Asturiana, Ato y Larsa, ha iniciado un plan de transformación para crear un operador global capaz de competir no sólo en el mercado de la leche, sino también en el de derivados, ingredientes alimentarios y productos funcionales. Más noticias en el suplemento especializado gratuito elEconomista Alimentación

El director general de la compañía, José Armando Tellado, explica que “queremos cambiar nuestro modelo de negocio y nuestro ámbito de operación y pasar de ser una empresa lechera a convertirnos en un grupo lácteo global”.

Capsa inició la expansión más allá de las fronteras españolas en junio de 2013 y ha alcanzado ya un total de 25 países, con el objetivo de llegar a 35 al cierre del próximo ejercicio. El reto que tiene la empresa es firmar alianzas con socios locales e incluso ir buscando pequeñas implantaciones, siempre con una posición de control.

“Cuando nacieron, primero Central Lechera Asturiana y después Capsa, estábamos centrados en el mercado de la leche líquida y, en menor medida, en algunos derivados”, recuerda Tellado. El director general de la empresa explica que “hace cinco o seis años entramos en el foodservice -ventas a hostelería-, donde somos líderes, con más del 30 por ciento de cuota, según datos de Canadean o Nielsen, y ahora hemos entrado en ingredientes alimentarios, con concentrados de proteína de leche o suero, pero el cambio más importante en el que estamos es el de la internacionalización”.

Un gigante lácteo

Capsa recogió el año pasado un total de 860 millones de litros, lo que supone el 13 por ciento de la cuota asignada a España. Con una facturación de 677,7 millones de euros, volvió a tomar la senda de la rentabilidad al lograr un beneficio neto de 3,58 millones, frente a unas pérdidas de algo más de un millón un año antes. Actualmente, la empresa cuenta con 1.300 trabajadores y siete fábricas -dos en Galicia, dos en Asturias, una en Gerona, una en Menorca y otra en Madrid-.

Tellado asegura que el proceso de internacionalización supone cumplir con un mandato dado por la cooperativa Central Lechera Asturiana, que agrupa a los ganaderos y que tiene el 56,39 por ciento del accionariado. Para hacerlo, la empresa utilizará el mismo modelo que aplica en España, utilizando una base cooperativa, pero con un modelo industrial y de comercialización marquista.

“Estamos orientados a países de África y América Latina, pero también en China, que es nuestro principal mercado”. En España, el consumo per cápita de leche, que en el año 2000 era de 100 litros por habitante, cayó en 2008, justo antes del inicio de la crisis, a 80 litros y ahora ha bajado hasta los 73. Se ha perdido así el 27 por ciento del mercado, y aunque el parón económico se compensaba con el aumento de la población debido a la llegada de inmigrantes, eso ahora también ha cambiado.

El número de habitantes en el país se reduce y cae además el número de nacimientos, algo muy perjudicial para una compañía como Capsa, ya que se reduce el consumo de leche. Para Tellado hay varios factores que explican, sin embargo, esta caída del consumo, más allá del descenso de la población. “Hay cada vez más gente que no desayuna, pero es que además están apareciendo teorías sin ningún tipo de base científica en contra de la leche. Y hay que insistir en que tiene vitaminas, calcio, proteínas… es un alimento absolutamente básico”.

Y, en su opinión, tampoco el precio puede ser una excusa. Frente a algunas opiniones, la leche no es un producto caro ya que, según los datos del Ministerio de Agricultura y Alimentación, el gasto por persona y año es de sólo 58 euros, lo que equivale a sólo un euro a la semana.

Fin de las cuotas lácteas

Más allá de la caída del consumo en España, la internacionalización es un paso imprescindible teniendo en cuenta que a partir del año que viene desaparecen en la Unión Europea las cuotas lácteas. “Si pensásemos sólo en vender en España y únicamente leche líquida cometeríamos un error. Hay un crecimiento importante en países como China, India, Indonesia o regiones de Latinoamérica y Asia”, dice.

El fin de las cuotas no está exento, en cualquier caso, de riesgos. Y uno de ellos es la posible caída de los precios ante un aumento fuerte de la producción. El director general dice estar tranquilo porque la mayor parte de los analistas han dicho ya que durante unos años la demanda excederá a la oferta, pero dice también que “tenemos que acostumbrarnos a vivir en un entorno de volatilidad”. Más complicado es lo que pueda pasar en España, donde el desequilibrio en la cadena va en aumento. Según Tellado, “hay dos operadores en la distribución que concentran el 48 por ciento del mercado, cuando las cinco primeras marcas sólo tienen el 27 por ciento y hay además 18.000 ganaderos tratando de vender su producción”. Capsa considera que habrá una mayor concentración y está dispuesta a liderarla.

Otro de los problemas del mercado es que no se están cubriendo en muchos casos los costes. En las tiendas se están vendiendo leche de marca blanca a 60 céntimos y a 55 céntimos las de primer precio, frente a los 83 y 65 céntimos con que se venden en Francia.

The following two tabs change content below.

Latest posts by Julio Ibañez (see all)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.