El mundo ya no quiere más comida enlatada: las ventas de sopa, en declive.

CAMPBELLLa sopa ha vivido días mejores. Después de décadas de crecimiento sostenido, el mercado mundial de la sopa se contrajo en 2009 y 2010. Si bien las ventas han crecido desde entonces, el repunte ha sido muy plano, con avances inferiores al 1%. Esta tendencia afecta particularmente a la categoría de sopa enlatada o en conserva, en declive en gran parte de Europa, EEUU y Australia.

La caída prevista para 2013, según cálculos de la consultora Euromonitor, que realiza estudios de mercado, ronda el 2% interanual en España, Francia e Italia, el 5% en Australia y cerca de 6% en los Países Bajos.

Los cambios en los hábitos alimentarios de los EEUU, el mercado de consumidores de sopa más grande del mundo, son los principales culpables, explica Quartz. La región consume más del 70% de sopa enlatada y en conserva del mundo.

Su menor consumo va probablemente ligado a una mayor conciencia acerca de los aspectos negativos de los alimentos procesados y enlatados y es que la mayor parte de la sopa que consumen es enlatada o en conserva.

Los consumidores rechazan la lata

El problema no es necesariamente culpa de sopa, pero sí de su envase, la lata. Los consumidores rechazan cada vez más este formato, apunta Euromonitor. Las latas no sólo se empiezan a ver como un artículo complicado de abrir, pesado y perjudicial para el medio ambiente. También se empiezan a percibir como un alimento no fresco. Es más el recipiente que la sopa lo que está perdiendo votos.

Campbell, el mayor vendedor de sopa del mundo, muestra su preocupación por esta situación. La compañía ha empezado a alejarse de su famoso recipiente de metal y ha puesto en marcha Campbell Go, que se vende en bolsas y se ha asociado con otras empresas para ampliar su oferta a sopas unitarias.

 

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.