España: El súper se sube y tira del carro de la franquicia.

20110113141019-365xXx80

Los cambios en los patrones de consumo que la crisis económica ha impuesto en España también se han dejado sentir en el sector de la alimentación.

Lejos de apostar por la construcción de grandes hipermercados, como ocurría en los tiempos de bonanza, las grandes cadenas de la distribución que operan en España -independientemente de que sean o no españolas, como DIA, Carrefour, Eroski, Caprabo, Simply…- han puesto toda la carne en el asador para reforzar su presencia en los centros urbanos y construir súper de proximidad, en los que la franquicia ha encontrado un caldo de cultivo para crecer.

¿La razón? La buena acogida que estos nuevos centros han tenido por parte del gran público, que ahora va más veces a la compra llenando menos sus carros para adquirir lo necesario y no desperdiciar ni comida ni dinero, convirtiéndose a su vez en una oportunidad de negocio que no ha pasado desapercibida ni para los emprendedores ni para la propia distribución.

Tendencia ininterrumpida

De ahí que en los últimos años las franquicias de la distribución encabecen el ranking nacional de este segmento de actividad en cuanto a enseñas operativas, ventas alcanzadas, número de establecimientos creados y empleos generados. Una tendencia que desde hace años no se ha visto ininterrumpida. Tampoco lo estuvo en 2013, según los datos de la Asociación Española de Franquiciadores.

Durante el último ejercicio, las franquicias de las cadenas de distribución facturaron, según esos datos, 3.573 millones de euros, lo que supuso 591 millones más que un año antes, es decir, un 19% más. Una cifra que sitúa a la alimentación en la cima de la clasificación de las franquicias por ventas.

Y es que por detrás, aunque a muy larga distancia, le sigue el segmento de la restauración y la hostelería que, si bien es considerado otro pilar de la franquicia en nuestro país, sus ventas se quedan muy por debajo de las de la alimentación, al alcanzar en 2013, en la categoría de hostelería y fast food los 2.595 millones de euros (123,7 millones más que en 2012) y en la de hostelería, restaurantes y hoteles los 2.111 millones de euros (164 millones menos que en 2012).

Sector bien posicionado

Además de en ventas, la alimentación también es el sector mejor posicionado en el entorno de las franquicias en España en lo referente a establecimientos. Y es que, por categorías de negocios, éste es el que sumó un mayor número de establecimientos abiertos el último año.

Un año que cerró con un total de 4.544 locales -de los 9.568 de todo el sector-, 683 más que al cierre de 2012, con 23 nuevas firmas sumando un total de 60.

Por detrás, se situaron los locales relacionados con el sector de la informática, la rotulación, la imprenta y la telefonía, con 3.807 puntos de venta, y belleza y estética, con 3.621 locales.

En total, el sistema de franquicias en España facturó 25.867 millones de euros en 2013, un 0,2% menos que en 2012, y su número de establecimientos operativos registró un descenso del 1%. Si en 2012 había un total de 59.758 locales abiertos, al concluir 2013 esa cifra era de 59.131 (627 menos).

Motor

Cifras que indican que la alimentación ha sido, en general, un motor para el sistema de franquicias en España y, en particular, un revulsivo para la creación de empleo en el sector de la distribución. Si en 2012 los establecimientos franquiciados de la alimentación dieron trabajo a 21.385 personas, en 2013 esa cifra aumentó hasta los 23.219 trabajadores, es decir, 1.834 más.

Una situación que se antoja opuesta a la que registraron los establecimientos propios de las cadenas, cuyos puestos de trabajo cayeron en 941 en los dos últimos años.

De ahí que las franquicias sean un dinamizador clave para el empleo. Gracias a ellas, y pese a la caída del empleo en los establecimientos propios de las cadenas de distribución, el sector tenía a cierre de 2013 más empleos que un año antes, al haber pasado de 57.508 a 58.501 trabajadores.

Por comunidades autónomas, Madrid es aquélla en la que más facturan las centrales allí establecidas, con un total de 11.871 millones de euros, quedando Cataluña a continuación, con 6.526 millones.

Madrid es también la comunidad que mayor número de centrales franquiciadoras tiene, con 290 -cuatro más que en 2012-, seguida por Cataluña, con 227 (dos más), la Comunidad Valenciana, con 124 (5 más), Andalucía, con 117 (7 más) y Galicia, con 41 (una menos). Entre estas cinco comunidades acaparan el 77,5% del total de las enseñas que integran este modelo de negocio en nuestro país.

Fuera de nuestras fronteras, la alimentación también es uno de los sectores que más está contribuyendo al crecimiento de la franquicia en el exterior. Y es que pese a que hay sólo diez redes franquiciando en ocho países, ya hay un total de 3.188 establecimientos operativos, lo que supone ser el segundo sector con más número de locales en el exterior, sólo por detrás de la moda.

The following two tabs change content below.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.