España potencia Mundial en productos de belleza, exporta más que vinos o aceites de oliva.

el-corte-ingles

La exportación de perfumes y productos de belleza o higiene sube un 3,9% en 2014 y acumula un 50% de crecimiento en el último lustro. España, sexta ‘potencia’ mundial, muy cerca ya de Italia.

No es vox pópuli y a muchos les puede sorprender, pero España es una potencia mundial en cosmética y perfumería. Las empresas españolas exportan más productos de este tipo que vino, calzado o aceite de oliva, que son tres de las joyas de la corona de la imagen exterior del país. No en vano, la presencia internacional del sector de los productos de cuidado, belleza, aseo e higiene ha crecido un 50% en los últimos cinco años y sus tentáculos ya se extienden por nada menos que 179 países.

Las ventas en el extranjero del sector cerraron 2014 con un nuevo récord. En concreto, 3.025 millones de euros, un 3,9% más que en 2013, según los datos de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa), a los que ha tenido acceso EXPANSIÓN.

En 2014, los principales países destino de las exportaciones fueron Francia, Portugal, Alemania (9%), Reino Unido (12%) y Estados Unidos. En 2015, el sector busca aumentar su cuota en Rusia, Emiratos Árabes y Latinoamérica.

Esta pujanza sitúa a España como sexta potencia mundial en exportaciones de productos de belleza e higiene, sólo por detrás de Francia, EEUU, Alemania, Reino Unido e Italia (muy cerca ya), y por delante de China.

De hecho, España es la capital mundial de artículos tan icónicos como las cremas solares. Por ejemplo, L’Oréal tiene en Burgos su fábrica internacional de productos capilares, que da servicio a 52 países, y Coty Spain produce sus perfumes a escala global en Granollers (Barcelona), con marcas como Calvin Klein, Davidoff o Chloé y otras de cosmética (Opi o Astor). Además, Puig concentra el 65% de su producción en España, y Beiersdorf fabrica para todo el planeta productos solares y corporales de Nivea desde Tres Cantos (Madrid).

Pese a la pujanza de las multinacionales, el 84% del sector lo copan las pymes. “Es una industria no deslocalizada que aporta gran valor a la economía”, recalca Val Díez, directora general de Stanpa.

Sin embargo, el consumo doméstico sigue cayendo. En 2014, un 1,3%, hasta los 6.350 millones. O sea, cada español gasta una media de 136 euros al año en productos de perfumería, cosmética y cuidado personal. El descenso anual se debe a la atonía de los perfumes (-3%), que perdieron un 17% de sus ventas por las falsificaciones (949 millones). Por el contrario, la comercialización de productos de higiene, cuidado capilar y protección solar repuntó en España.

Pese a los números rojos en España, la patronal Stanpa ya avista “una próxima recuperación”.

The following two tabs change content below.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.